Prometen amarse y respetarse

La capilla San Peregrino Laziosi fue recinto sagrado para los esponsales de Juan Pablo Sánchez Ramírez y Marisol Muñoz Muñoz.
La pareja decidió concluir la etapa de noviazgo para fundar su propia familia, motivo por el cual arribó a la Casa de Dios y en medio de un ambiente de cariño y alegría, intercambiaron promesas de amor, respeto y fidelidad.
La dicha de su matrimonio, Juan Pablo la compartió con sus papás: José Francisco Sánchez y María Luisa Ramírez; mientras que Marisol también contó con la presencia de sus papás: Armando Muñoz y Rosalba Muñoz.
Quienes ocuparon reclinatorios al lado de los contrayentes fueron sus padrinos de velación: Héctor Hugo Guerrero y María del Carmen Muñoz.

¡Participa con tu opinión!