Gustavo García Olguin
Agencia Reforma

CDMX.- Una reducción del personal de confianza en el Gobierno federal y la disminución a la mitad del gasto en publicidad oficial serán incluidos en el programa anticorrupción que anunciará el virtual Presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
El plan considera 50 acciones que se pondrán en marcha desde el 1 de diciembre, algunas con aprobación del Congreso en materia presupuestaria y otras como medidas administrativas del Ejecutivo.
En el primer año de Gobierno, propone, no habrá adquisiciones de vehículos nuevos ni de sistemas de cómputo, además de que se eliminarán los seguros de gastos médicos privados y el seguro de ahorro por separación del cargo para funcionarios públicos.
Prevé reducir a la mitad los sueldos de altos funcionarios que ganen más de un millón de pesos al año y que ninguno utilice aviones ni helicópteros privados, pues sólo serán para servicios de emergencia.
En ese programa también estará contemplada la eliminación de las pensiones a los ex Presidentes de la República.
“Se prohibirá a los funcionarios de Hacienda, Comunicaciones, Energía y otras áreas que convivan en fiestas, convivios deportivos o viajes con contratistas, concesionarios o grandes contribuyentes y proveedores.
“No van a estar jugando golf. Es que así pasa, los del SAT son los que tienen que cobrar los impuestos y se la pasan jugando golf con los grandes contribuyentes. Entonces, imagínense si van a cobrar”, anunció el tabasqueño ante funcionarios locales electos, a quienes adelantó un avance del plan.

Sin escoltas ni choferes
A la alta burocracia no sólo se le reducirá su sueldo: la mayoría de funcionarios tampoco tendrán escoltas, choferes ni secretarios particulares, advirtió López Obrador.
Además, el virtual Presidente electo informó que en toda la administración federal se anula la caja de ahorro especial, conocida como “seguro de separación individualizada”, en la que el empleado pone, en promedio, 10 por ciento de su sueldo, y el Gobierno la otra parte.
Los viajes al extranjero será reducidos al máximo, y quienes deban acudir a un asunto fuera del País llevarán viáticos sólo para lo necesario, sin lujos.
Sin mencionar el porcentaje en el que disminuirá, el líder de Morena insistió en que ningún funcionario federal o estatal ganará más que el Presidente.
Sólo habrá cinco asesores por Secretaría de Estado; los secretarios particulares únicamente serán para los miembros del gabinete presidencial; se suspenden bonos y todo aquel concepto considerado como “canonjía”.
También se cancelarán los fideicomisos, y las direcciones de prensa de todas las dependencias se concentrarán en una coordinación manejada directamente desde la Presidencia.
En un encuentro con gobernadores, alcaldes y diputados locales electos –alrededor de 500–, López Obrador criticó que en la actualidad todos los funcionarios de nivel alto y medio traen escoltas, por lo que informó que sólo aquellos relacionados con políticas de seguridad pública harán uso de ellas.
Mientras que sólo los secretarios y subsecretarios tendrán chofer.
“Hay cientos, miles de policías, soldados y marinos como escoltas de los funcionarios públicos y todo eso se va a terminar”, afirmó.
El Estado Mayor Presidencial, dijo, se ocupará de la protección y vigilancia de espacios públicos e instalaciones estratégicas y labores de seguridad de los mexicanos.
También estará prohibido que funcionarios públicos contraten a familiares; la jornada laboral será de lunes a sábado, de al menos ocho horas, y desaparece cualquier gasto de protocolo y ceremonial “dedicado al Presidente”.

La corrupción
En materia de corrupción, López Obrador reiteró algunas propuestas como que el Presidente sea juzgado, terminar con los fueros y mantener la consigna de que cualquier funcionario que cometa un delito será castigado.
“La Fiscalía Anticorrupción podrá actuar con total libertad contra cualquier persona que cometa un delito, trátese de quien se trate, incluidos compañeros de lucha, funcionarios, amigos y familiares, un buen juez por la casa empieza”, dijo.
El virtual Mandatario electo advirtió que el molde del político tradicional se rompió, por lo que no pueden salir con sus “tonterías”, así que pidió prudencia y no sorprender con que se compraron un auto o una casa nueva.
“Tengan siempre los pies en la tierra”, les exigió a los legisladores electos.