Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un Juzgado de Distrito ordenó al Edil de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, abstenerse de realizar comentarios contra los migrantes.
La suspensión definitiva que concedió el amparo que promovió la organización Alma Migrante, también fue dirigida al Secretario de Seguridad Pública, Marco Antonio Soto Mayor.
Otras medidas que se les ordenó acatar fue para que el personal a su cargo tampoco emita declaraciones contra este sector que llegó en caravana a la ciudad desde noviembre.
«(Se dieron) las instrucciones a la autoridad competente para que las detenciones que realicen las personas inmigrantes cumplan con los requisitos legales y los elementos policiacos, así como los jueces municipales se abstengan de realizar actos que excedan sus facultades en relación con la remisión de personas migrantes al personal del Instituto Nacional de Migración», señala la nota informativa emitida por el Consejo de la Judicatura Federal.
La medida cautelar, agregó, no quita las facultades a las autoridades de investigar delitos a migrantes, así como sancionar sus probables faltas administrativas.
Para Graciela Zamudio, integrante de Alma Migrante, esta decisión permitirá las autoridades no se extralimiten en sus funciones.
«Digamos que esta suspensión tiene tres finalidades importantes; primero, que no haya mayor difusión de mensajes discriminatorios; segundo, que se dé al público en general, a las autoridades y a los migrantes información completa y correcta sobre los derechos humanos, y tercero, respecto a que dejen de emitir esos mensajes porque no es algo legal», dijo en entrevista.