Pasan los meses y la dignificación del transporte público en Aguascalientes no avanza con la celeridad requerida, si bien se han renovado algunas unidades e instalado paraderos nuevos y modernos, la solución va mucho más allá, recriminó el presidente de la Coparmex, Francisco Javier Ruiz López.
Y es que el modelo sigue igual, no hay señales de cambios sustanciales y, mientras tanto, los miles de usuarios del transporte urbano siguen viéndose afectados por el pésimo estado de los vehículos en los que tienen que ir a trabajar, a la escuela o a cumplir los deberes de la vida diaria, agregó.
Recordó que la sociedad civil a través de la iniciativa Transporte Digno, exigió el año pasado a las autoridades e invitó a todos los organismos ciudadanía a sumarse para tener un transporte decente y acorde al crecimiento de Aguascalientes y su sociedad.
Se puso en la agenda como tema prioritario el poder generar condiciones no sólo en la renovación de unidades, sino en el marco jurídico que garantizara la instalación de paraderos dignos y servicio con horarios frecuentes, entre muchos otros puntos planteados.
A estas alturas, sí se reconoce algún tipo de respuesta y también algo de conciencia sobre autoridades y ciudadanos para tener mejores condiciones pues se han modernizado algunas unidades y hemos visto nuevos paraderos, pero nada más.
Ahora se requiere avanzar en la ciudadanización de los procesos de toma de decisiones, y que sea prioridad para el Estado ejercer cualquier cambio que sea necesario para garantizar que en un muy corto plazo y sin importar cómo, exista el transporte que los aguascalentenses merecemos.
De tal manera que el llamado sigue ahí, a los ciudadanos para no dejar de exigir, a los diputados para que atiendan esa ley que tienen pendiente en el Congreso, y a las autoridades para que recuerden que se deben a la ciudadanía y que cada día que pasa sigue siendo afectada por un pésimo servicio de transporte en la ciudad.