1ª Función
“LADY BIRD”

En un camino iluminado por el incandescente sol transita un automóvil ocupado por dos mujeres, una adolescente llamada Christine McPherson, alias Lady Bird (Saoirse Ronan) y su madre Marion (Laurie Metcalf). La charla gira en torno al futuro académico de la muchacha y la dinámica se acalora cuando la joven externa su deseo de estudiar fuera de su terruño en Sacramento, California, decisión que su progenitora no apoya. La discusión termina abruptamente con la salida de Lady Bird del auto en movimiento. Y así es como la directora (previamente actriz) Greta Gerwig presenta a sus personajes principales, retomando esta tónica a lo largo de la cinta donde las diferencias ideológicas y conflictos existenciales entre ambas fundamentan esta exploración básica y muy entretenida sobre la identidad de una millenial que busca no serlo y una mamá que se aferra a sus particulares idiosincrasias sin llegar a ser una bruja despiadada. Y esto es lo más interesante de “Lady Bird”, producción postulada a varios premios Oscar hace algunos meses, pues todo el desarrollo está poblado por seres humanos que luchan por encontrarse a sí mismos. En este proceso atestiguamos el primer noviazgo de la protagonista (el cual se trunca cuando su pareja revela su preferencia sexual), su ingreso a la compañía de teatro de su preparatoria y la empeñosa senda por ingresar a la universidad de sus sueños. En momentos la estructura narrativa remite demasiado a una sitcom debido al ingreso algo forzado de elementos humorísticos o incluso cursis, pero el guión de la misma Greta Gerwig no se desvalida ante ello y alcanza vigorosos trazos argumentales gracias a sus personajes bien armados y trabajados como personas reales, lo que se logra mediante excelentes actuaciones, destacando Metcalf como la matriarca dura pero amorosa que muchas chicas quisieran tener en la vida real. “Lady Bird” reta al cliché de las películas sobre madres e hijas dotando de inteligencia y cierta profundidad narrativa al proceso, haciendo de esta la cinta ideal para ver en ocasión del Día de las Madres.

2ª Función
“¡HOMBRE AL AGUA!” (“OVERBOARD”)
De todas las películas en la filmografía de Goldie Hawn y Kurt Russell, la Lionsgate Films y su hija bastarda con la compañía ídem Televisa llamada Pantelion Films tuvieron que elegir una de las más flojas para darle el tratamiento de remake: “Overboard”, cinta de 1987 que en México se bautizó como “Hombre nuevo, Vida nueva”. Y siguiendo con la toma de decisiones pésimas, contrataron a Eugenio Derbez para protagonizarla junto con la atarantada Anna Faris (“Una película de Miedo”). El resultado es el mismo chilaquil mediocre aderezado con sajonismos cocinado al gusto del público poco exigente. En esta ocasión, Derbez se ve metido una vez más en situaciones supuestamente jocosas y divertidas como el heredero a una fortuna multimillonaria que pierde la memoria al caer de su lujoso yate. El personaje de Faris, una mujer que estudia para enfermería, madre de tres hijas y que lidia con una situación económica difícil, decide sacarle provecho a la situación cuando se entera de ello y lo convence de que es su esposa para desquitarse por un injuria cometida al inicio de la cinta. Como toda fórmula probada y aceptada los últimos 70 años en que varias películas la han aplicado, ésta se ejecuta sin fallo. De esta forma, Derbez, después de vivir como magnate inútil, lujurioso y egocéntrico, ahora vivirá trabajando de albañil, aprendiendo a cocinar para su nueva “familia” y cumpliendo varios encargos que su “esposa” le solicita. Al final él encontrará la felicidad entre las niñas y Faris hasta que deba decidir si prefiere regresar a su vida de rico o permanecer al lado de ellas. Claro, no es como si el director sacado de la televisión Rob Greenberg se esforzara por realizar una comedia inteligente y propositiva, así que el final es más que adivinable, como todo lo que ocurre en esta patética cinta que además es una gandalla por abusar del talento de actores genuinamente valiosos como Jesús Ochoa, Fernando Luján y Cecilia Suárez, pero igual y ni les preocupa, pues así como se prestan para estos bodrios de humor menso, al rato se reivindican en alguna cinta mexicana de prestigio, algo que “¡Hombre al Agua!” y su protagonista jamás tendrán.

3ª Función
“NOCHE DE JUEGOS” (“GAME NIGHT”)
Hablando de comedias bobas, no hay experiencia más frustrante que aquellas que no logran entender sus limitadas capacidades para hacer reír y en lugar de aceptarlo con honesta resignación buscan meter con calzador chistes y situaciones que aspiran seriamente a ser inteligentes y al final sólo producen exasperación y pena ajena. “Noche de Juegos”, la nueva cinta dirigida por esa nefanda dupla integrada por John Francis Daly y Jonathan Goldstein (“Vacaciones”) lo hace y logran destruir una premisa atractiva mediante diálogos mentecatos y personajes fastidiosos. La cinta gira en torno a Max (Jason Bateman) y Annie (Rachel McAdams), un matrimonio jovial sacado del manual más pueril de la buenaondez que busca tener hijos y gusta de organizar noches de juegos con sus amigos. La pareja son ases al respecto y suelen ganar dichos encuentros, hasta que un día el hermano de Max, sujeto engreído y pesado llamado Brooks (Kyle Chandler) que le hizo la vida imposible al protagonista por años, decide visitarlos y organizar una noche de juegos diferente, pues se tratará de un misterio que involucra un rapto y que ellos deberán resolver. Lo que no saben es que un grupo de maleantes genuinos deciden irrumpir esa misma noche para secuestrar a Brooks por motivos desconocidos y lo que en un inicio creían era una diversión se convertirá en una noche de disparos, persecuciones y muchísimos chistes malos a costa de una audiencia que espera pacientemente por ver si este latoso e hiperactivo guión mejora en algún momento (pero nunca lo hace). “Noche de Juegos” es una de esas películas modernas que tratan vacuamente de mostrar personajes, situaciones y diálogos cool para el gusto de la chaviza pero donde simplemente no hay conexión entre el material, los actores y la audiencia, pues todo es tan gratuito y banal que es imposible generar empatía por algo que ocurra en pantalla. Este juego sólo lo pierde quien vea esta aburrida y sosa cinta.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com

¡Participa con tu opinión!