Juan Pablo Martínez Zúñiga

1ª Función
“VIUDAS” (“WIDOWS”)
Después de las intrincadas y complejas capas de lectura que el director inglés Steven McQueen aplicó en sus trabajos anteriores (“Hambre”, “Shame, Deseos Culpables”, “12 Años de Esclavitud”), es sorprendente constatar que nada ha sacrificado en “Viudas”, su filme más accesible y comercial a la fecha, pues logró reconstituir la naturaleza y componentes esenciales delthrillercinematográfico sobre robos en una cinta de impecable factura narrativa a la altura de grandes trabajos como “Fuego Contra Fuego” (1995) de Michael Mann con el añadido de una perspectiva emocional y humana provista por las excelentes protagonistas femeninas. La cinta presenta sus personajes principales, matrimonios y parejas, con un montaje dinámico pero incisivo justo al inicio, para después desarrollar una persecución brillantemente editada entre policías y ladrones que termina con la muerte de los criminales. Estos son los esposos de los personajes principales, mujeres que no solo deben lidiar con el fallecimiento de sus consortes, sino con una deuda de dos millones de dólares, la suma que estos ladrones hurtaban cuando encontraron su muerte, a un contendiente por la alcaldía de Chicago de nombre Jamal Mannings (Bryan Tyree Henry), quien no las dejará en paz hasta que sea saldada. Verónica (Viola Davis) será la líder de este grupo enviudado conformado por Alice (Elizabeth Debicki) y Linda (Michelle Rodriguez), pues ella será la que encuentre una solución: continuar con el siguiente robo que su fallecido esposo (Liam Neeson) tenía planeado conformado por un golpe de cinco millones, lo que les permitiría salir del aprieto y obtener una ganancia que les provea de una vida más estable. El desarrollo se enfoca tanto a la planeación del atraco como a la minuciosa exploración en la dinámica de estas mujeres, las cuales poseen puntos de vista tan diversos que rara vez suelen acordar algo, aunado a sus interesantes psicologías provistas de ricos matices, como Verónica quien tiene don de mando pero es un ser humano vulnerado y sensible o Alice, de frágil autoestima que la conduce a senderos oscuros incluso por instigaciones maternas, pues su dominante progenitora la orilla a ser acompañatriz para obtener dinero. Análogamente veremos los conflictos de Jamal por ganar la carrera política en contra de Jack Mulligan (Colin Farell), su adversario político, quien a su vez posee sus propios conflictos internos en forma de su avasallante padre (Robert Duvall), quien constantemente lo presiona para que “no sea el primero de la familia en perder contra un negro”. Todos los arcos dramáticos están tejidos con delicadeza y jamás terminan por enredarse, tendiéndose paralelamente sin que se estorben y solo cruzando caminos en los puntos necesarios, enriqueciendo la trama de modo que fascina e intriga. “Viudas” patentiza el talento de McQueen en la confección de historias ricas y dimensionadas a la vez que muestra su habilidad para la dirección de actores, pues todos lucen estupendos en papeles complejos y muy humanos generando un trabajo coral admirable. Definitivamente la mejor película en cartelera y uno de los dramas más interesantes del año.

2ª Función
“WiFi RALPH” (“WRECKING RALPH: RALPH BREAKS THE INTERNET”)
La primera cinta sobre Ralph El Demoledor resultó una agradable sorpresa que mediaba entre el entretenimiento trabajado y bien pensado y reflexiones sobre las condiciones existenciales de entidades de ficción que habitan los videojuegos con momentos genuinamente conmovedores por su maduro trabajo argumental. “WiFi Ralph”, la secuela a aquella exitosa y apreciada cinta, no logra superar los elevados niveles narrativos que la predecesora planteó para instalarse en los más cómodos y elementales con el fin de simplemente entretener a la audiencia menuda con una historia bastante simple y mucha espectacularidad visual. En esta ocasión, Ralph y la princesa Vanelope deben adentrarse en las entrañas del Internet para conseguir un control del juego “Sugar Rush”, pues éste se averió y si no lo logran será desconectado para siempre, desamparando a todo el reino de la acaramelada y locuaz niña. En el trayecto, y como era de esperarse, los protagonistas se toparán con varias referencias a la cultura virtual, visitando sitios web por todos conocidos (Facebook, Twitter, Google, etc.) y presentando personajes nuevos como Yesss, administradora del sitio de videos “BuzzTube” y Shanks, intrépida corredora líder en un juego llamado “SlaughterRace” que termina por fascinar a Vanelope al punto que duda en regresar a su sitio de origen, pues éste ya no le representa un reto. Este será el núcleo dramático de la cinta, el cual se presenta muy avanzada la cinta casi con calzador después de que tiempo valioso de la película se perdió en mostrarnos los mencionados sitios y el impacto que éstos tienen en los personajes principales, sobre todo aquellos relacionados con la Casa Disney, como el de “La Guerra de las Galaxias” y el Mundo de las Princesas. Pero ni siquiera la novedad de ver Stormtroopers interactuando con BuzzLightyear o ver a todas las princesas de Disney juntas en un lugar califica como justificación para esta rutinaria historia donde, en el tercer acto, Ralph decide jugar sucio para evitar que su pequeña amiga lo abandone en la red, presentando el tema de la ética en la prolongación de amistades muy tarde y sin relevancia. “WiFi Ralph” tiene sus momentos, pero no los suficientes para que trascienda al igual que la primera parte por un guion que no se esfuerza y personajes nuevos poco o nada interesantes, así que al terminar uno no puede más que sentir que las aventuras del gigantón y su azucarada acompañante llegaron hasta aquí. GameOver.

Correo: [email protected]