Con la legalización de un acto ilegal de origen se reconoce el servicio de automóviles particulares de alquiler, por lo que el siguiente paso será la aprobación de los vehículos extranjeros conocidos como “chocolate”, pasándose la autoridad le ordenanza por el arco del triunfo.

De siempre se ha dicho que la ley es para acatarla y quien no lo haga se hará merecedor de una sanción, por lo que a regañadientes el pueblo la obedece o será llevado a juicio; en cambio, cuando se trata de quienes deben aplicarla ahí es una acción elástica, de interpretación y en último caso a ver quién es el guapo que se opone.

Los taxistas tradicionales protestaron en todos los tonos por la entrada de ese tipo de servicio y hasta amenazaron un paro de actividades, pero de inmediato se les advirtió que podrían retirarles la concesión, por lo que se resignaron a mirar cómo va creciendo la competencia hasta quedar casi en igualdad del número de ellos.

De acuerdo con el ahora desaparecido Código Urbano sólo el gobernador podía autorizar las concesiones de taxis, medida que –en cierta manera- permitía un orden, de manera que al mismo tiempo que fuera el número necesario de vehículos se tuviera rentabilidad para quienes aportaran el servicio.

Las reglas cambiaron en 2016 con la entrada, y sin permiso alguno, de lo que hoy se les denomina pomposamente “transporte de plataformas digitales”, pero que en realidad son taxis particulares. La administración estatal anterior permitió su ingreso y la actual lo legaliza, sin embargo gran parte de la responsabilidad recae en el Congreso del Estado que lo incluyó en la Ley de Movilidad del Estado, con lo que aquello que nació en San Francisco, California, y que se ha extendido a casi todo el mundo occidental es una realidad en Aguascalientes, no así en otras entidades donde sí supieron evitar la invasión negándoles su presencia.

En estas condiciones, Uber opera con 1,641 unidades, Bolt 972, DiDi 160 y Fiu! 8. En total hay 5 mil 562 choferes registrados y 2 mil 781 vehículos que cuentan con su holograma, sin que exista un límite de unidades que puedan ser incorporadas, por lo que pueden seguir creciendo hasta dónde lo crean conveniente, basta con que cumplan con lo dispuesto en la legislación, algo que nunca tuvieron los taxistas tradicionales que debían –y deben– esperar a que el mandatario estatal conceda algunas concesiones, que en las actuales circunstancias ya no son tan rentables.

Mientras se concedió la presencia de las plataformas digitales, quedaron en algún cajón más de 22 mil solicitudes que a lo largo de muchos años han presentado los choferes, deseosos de convertirse en concesionarios y quienes abrigaban la esperanza que en algún momento los incluyeran en un paquete.

Cumplido con ese ejercicio, el siguiente será la legitimación de los automotores “chocolate”, para ello el Gobierno de Zacatecas ya puso el ejemplo al dotarlos de un holograma que, según señala, es para tenerlos identificados, y aunque aclara que esto no significa la aceptación, en los hechos sí lo es, ya que al menos en territorio zacatecano no pueden ser molestados, pese a las protestas de los vendedores de vehículos nuevos y usados mexicanos.

Es un esquema que no tarda en ser adoptado por otros estados, con lo que acabarán por echar por la borda eso de que la ley es para respetarse, trátese de quien se trate, porque no hacerlo conduce a la corrupción y hasta la anarquía, pero con lo descrito seguirá el desbarajuste y el atropello a los derechos de los demás.

LA MISMA REGLA

En loa últimos meses el gobernador Martín Orozco Sandoval ha participado en reuniones con sus homólogos de estados del bajío y occidente del país, de las que han surgido alianzas para impulsar comercial e industrialmente a esta región del país, lo que también se aprestan a realizar los hoteleros.

Ahora más que nunca es válido aquello de que la unión hace la fuerza, y si la actual administración federal determinó la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México, es necesario suplirlo con otras estrategias y una de ellas es unir ideas y capacidades a nivel provisional y más tarde que sea a todo el país.

De los ingresos económicos que tiene cada lugar destaca el del renglón turístico, sea recreativo o de negocios y que también engloba el de convenciones, por lo que la agrupación de hoteleros locales, que encabeza Gloria Romo Cuesta, está en pláticas con sus colegas de la región Centro-Bajío para llevar a cabo campañas de promoción, que permitan tener rutas turísticas mixtas, como las de la Independencia y de tipo gastronómico, en lo que cada lugar se esfuerce por ofrecer lo que tienen para atraer visitantes entre sí de San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco y Querétaro hacia Aguascalientes y de aquí a esos estados.

Son múltiples los atractivos que tiene cada sitio, por lo que basta con darlos a conocer para que los residentes de otros lugares se entusiasmen y programen sus vacaciones o días de descanso para visitarlos, teniendo en cuenta la cercanía.

Como punto de partida el próximo 28 de agosto se efectuará el encuentro denominado Unión Hotelera en la que participarán representantes de San Luis Potosí y Aguascalientes y al que podrían agregarse de las demás entidades, con lo que se dará un gran paso, al sentarse las bases para la creación de un acuerdo regional.

Gloria Romo dijo que en la capital del país se creó hace algunas semanas el Consejo Diplomático de Turismo, pero no se ha precisado cuáles van a ser las formas de trabajo, ni como se van a gestionar los recursos, por lo que mientras se llega a esos puntos es importante que desde Aguascalientes se trabaje hacia una vinculación territorial, como lo ha venido haciendo el gobernador Orozco Sandoval.

En este sentido, apuntó la dirigente de los hoteleros, “estamos con las pilas bien puestas para ofrecer vinculación sectorial en cuestión de turismo y  fomentar la promoción dentro de nuestra zona que está ahorita en alianza estratégica económica para el desarrollo y el fomento industrial de esta región”.

Enhorabuena por este propósito, que sin duda redituará en amplios beneficios para todos los participantes y que en el caso de Aguascalientes sea atractivo más allá de la Feria Nacional de San Marcos y de alguna manera de la Feria de las Calaveras, porque hay eventos durante todo el año y múltiples lugares llamativos, tanto en la ciudad capital como en los diez municipios.

SE APAGÓ UNA VOZ

Con el fallecimiento del ingeniero Gerardo Ortega de León, el medio ambientalista de Aguascalientes perdió al más ferviente defensor del hábitat, que no sólo se preocupó por el respeto a la naturaleza sino que con elementos probatorios exigió la participación de las autoridades en aquellos actos de depredación. Gran parte de su vida la dedicó a interiorizarse de las normas jurídicas tanto federales como estatales que tuvieran relación con las especies arbóreas y la vida animal de cada lugar, por lo que no hubo una sola persona que contradijera sus planteamientos. Defendió con vehemencia el parque La Pona y la zona de Cobos, de igual manera denunció la tala de árboles en distintos lugares de la ciudad y el aniquilamiento de las especies animales en varios lugares para dar paso a la construcción de fraccionamientos. Él sabía que no era bien visto por las autoridades ni por en el Congreso del Estado, ya que no se andaba con ambages para señalar los errores y omisiones que se cometían al autorizar nuevos asentamientos humanos en lugares no apropiados. También fue una voz que por varios años se escuchó para alertar sobre el agotamiento de los mantos freáticos y las razones para que cada vez fuera más errático el ciclo pluvial. Personalmente visitaba las redacciones de los medios de comunicación para dar a conocer sus puntos de vista sobre los asuntos que tenían relación con el medio ambiente, por lo que se creó una confianza tal que nadie dudaba en publicar sus comentarios, ya que se sabía estaban bien sustentados. Esa vocación de servicio la heredó de su padre Luis Ortega Douglas, quien fuera gobernador del Estado y quien proyectó la modernización vial de Aguascalientes, al trazar la avenida Adolfo López Mateos, primera de su magnitud en la ciudad. Ojalá que su familia reúna sus escritos y pueda armarse un documento que quede como muestra del trabajo que desinteresadamente desempeñó el ingeniero Ortega.