Tonatiuh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-El Gobierno federal debe establecer acciones urgentes para salvar a la vaquita marina y a la totoaba, especies endémicas del Alto Golfo de California, ya que en los próximos seis años México podría presenciar su extinción, alertaron organizaciones no gubernamentales.
«En 2016, y nuevamente en 2017, la vaquita perdió casi el 50 por ciento de su población. Si este descenso continúa, es probable que se extinga en el 2021, durante el mandato del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador», advierten en una carta 50 agrupaciones.
Entre las organizaciones firmantes se encuentran el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), el Centro para la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés), Greenpeace México, Human Society International México y el Instituto para el Bienestar Animal (AWI, por sus siglas en inglés).
En la misiva, dirigida a Josefa González Blanco, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, y a Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura, las organizaciones plantean al Gobierno financiar y ampliar el programa de eliminación de redes fantasmas en la zona.
Las redes para capturar totoaba son la principal amenaza para la vaquita, que muere al quedar atorada en ellas, refieren.
Además, exhortan a desarrollar artes de pescas alternativas para los pescadores locales, así como mantener un programa de monitoreo de la especie a largo plazo.
Crear una estrategia, junto con la Fiscalía General de la República para proporcionar cobertura permanente en todos los puertos y aguas abiertas en el hábitat de la vaquita, es otra de las peticiones.
Asimismo, llaman a detener cualquier plan de cambiar a la totoaba del apéndice de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES, por sus siglas en inglés).
Y es que las especies dentro de este apéndice no puede ser sujetas a comercio internacional, salvo cuando la importación se realice con fines no comerciales, como para la investigación.
De igual forma, pidieron retirar cualquier instalación de crianza en cautiverio de totoaba, debido a que consideran que estas acciones pueden frenar el combate contra el tráfico ilegal del pez.