Prevén fraude electoral en próximos comicios

El peor escenario para el futuro inmediato de México sería que en lo político el último tramo de la carrera por la Presidencia sea entre tres, y en lo económico, que no haya más Tratado de Libre Comercio, advirtió Carlos Urzúa Macías.
“Ambas variables son poco probables, pero en el primer caso el fraude electoral lo puede concretar y sería preocupación generalizada; en el segundo, apenas hay un 10% de posibilidad de que así sea, pese al amenazante pero muy desgastado discurso de Donald Trump, por lo que hay más sosiego”, agregó.
En ese sentido, confió en que el replanteamiento del TLCAN se logrará y deberá ser en los mejores términos para el país, pues la revisión quinquenal que está planteada lo ubicaría solamente como un “acuerdo chafa” que poco sirve a los mexicanos.
Uno de los factores que observó como tema viable es el ajuste al alza de los salarios en el país, tal como lo están demandando las otras naciones en el marco de las negociaciones.
Pero como una medida en ese sentido tendría que ser paulatina, no afectaría en el mediano plazo la competitividad del país como sede de inversiones extranjeras, generadoras de empleo para los mexicanos.
En conferencia magistral respecto de los “Desafíos de la Economía Mexicana en el Siglo XXI”, el aguascalentense que forma parte del “Gabinete Virtual” de Andrés Manuel López Obrador, en calidad de futuro secretario de Hacienda, anticipó para AMLO la mayor ventaja y a Anaya el segundo lugar, señalando a Meade como “mal candidato”.
En ese contexto, externó sin embargo la preocupación de que “el INE puede fallar”, pues si bien es una institución que con José Woldenberg era promisoria, hoy en día bajo el nuevo liderazgo está partidizada y las fuerzas políticas hacen lo que quieren con ella día a día.
En su exposición, indicó que la visión al aceptar ser parte de los nombramientos anticipados de López Obrador, está proyectada hacia un intenso combate contra el dispendio gubernamental y la corrupción, con especial énfasis en la eliminación definitiva de la opacidad en todos los procesos de licitación y el control del gasto público.