El Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que, de continuar con la tendencia de las acciones y programas de la política social actual, la pobreza extrema podría quedar erradicada en 10 años.

“Es posible que la pobreza extrema, en menos de una década, pueda ser totalmente combatida y que ya no sea parte de nuestra realidad social”, dijo.

En el marco de su Quinto Informe de Gobierno, el Jefe del Ejecutivo retomó las recientes mediciones del Coneval para sostener que las principales carencias históricas de los mexicanos se encuentran en un mínimo histórico, gracias, sostuvo, a los avances registrados entre la población más vulnerable.

“Los datos confirman que la política social avanza en la dirección correcta y que incide positivamente en los hogares con mayores carencias”, señaló.

Al hablar sobre la educación, recordó que fue la primera reforma impulsada en su Administración, con la que el Estado logró recuperar la rectoría del sector y por lo menos 5 mil millones de pesos que eran destinados a pagar a unos 40 mil maestros comisionados que no daban clases.

“Se auditó la nómina del magisterio, detectando más de 40 mil plazas no utilizadas en labores docentes, con un valor anual de 5 mil millones de pesos que ahora se destinan a maestros frente a grupo”, dijo.

Peña Nieto destacó la formación del Servicio Profesional Docente, con el que se han aplicado más de un millón de evaluaciones en todos los estados del País, y la transformación de las escuelas normales.

Entre los aplausos registrados durante el discurso presidencial, uno fue para reconocer la labor del magisterio, cuyo líder sindical Juan Díaz de la Torr, se encuentra en la primera fila.

El Presidente consideró que, gracias a la estrategia nacional de inglés, el País conseguirá el dominio de ese idioma en dos décadas.

¡Participa con tu opinión!