De acuerdo a la iniciativa de Ley de Movilidad, que está en manos del Congreso, se aplicarán drásticas sanciones a los Uber “piratas” y demás unidades que otorguen el servicio, sin autorización para ello.
El Artículo 307 establece que a las personas que sin contar con concesión, permiso o carta de registro presten el servicio de transporte público o contratado a través de plataformas tecnológicas, se les aplicará una multa de trescientas a quinientas unidades de medida y actualización (cada UMA representa 80.60 pesos).
Y el Artículo 308 precisa que en los casos de reincidencia por parte del infractor, se aplicará el doble del monto inicial de la multa que se hubiere impuesto.
El Transporte Privado (Artículo 129) se divide en: Particular: aquél destinado a satisfacer las necesidades personales de sus propietarios o poseedores, ya sean personas físicas o morales; Mercantil y carga: el servicio de transporte en que la mercancía o carga sea propiedad del dueño del vehículo; y el Servicio de transporte accesorio: el que prestan en forma gratuita las organizaciones, establecimientos y comercios con la finalidad de transportar exclusivamente a sus clientes, visitantes, afiliados y miembros de manera complementaria a su actividad o giro principal.
Mientras que el servicio contratado a través de Plataformas Tecnológicas Administrado por Empresas de Redes de Transporte (Artículo 130), es aquel que tiene por objeto transportar a personas en vehículos que se solicitan mediante el uso exclusivo de plataformas tecnológicas y/o dispositivos electrónicos.
El servicio se caracteriza por no estar sujeto a itinerario, rutas, tarifas, cromáticas, frecuencias y horario fijo, y la forma de pago únicamente se podrá realizar mediante la propia plataforma tecnológica administrada por la empresa de redes de transporte.
Por tanto, el entero de la contraprestación por el servicio no podrá realizarse en efectivo.
Según el Artículo 131, para prestar el servicio, previo pago de los derechos correspondientes, las personas morales interesadas deberán tramitar la inscripción de la plataforma que operarán. En tanto que los propietarios de los vehículos particulares deberán registrar directamente o a través de la empresa de redes de transporte, ante la CMOV (Coordinación de Movilidad) el vehículo con el que realizarán el servicio y tramitar la ficha de identificación, cuando gestionen el servicio por sí o a través de personas contratadas para tales efectos.
De esta manera, se busca regular todo tipo de transporte, sólo falta el aval del Pleno Legislativo.