Elba Esther Gordillo, quien logró la prisión domiciliaria en diciembre pasado, pretende la pronta cancelación de su juicio por lavado de dinero y delincuencia organizada bajo el argumento de que son legales los más de mil 978 millones de pesos que supuestamente le trianguló el SNTE.
La ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) presentó un recurso legal con el que busca que el juez federal Alejandro Caballero Vértiz sobresea o deseche el único proceso que la mantiene privada de su libertad.
Denominado “incidente no especificado tendente a sobreseer el proceso”, este recurso legal fue admitido por el Juez Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, quien podría resolverlo unos cuantos meses, según allegados al caso.
El principal argumento de Gordillo es que durante el proceso ya fue acreditada la licitud de los recursos, en virtud de que algunos testimonios apuntan a que el dinero que le imputan haber lavado en realidad salió de las arcas del SNTE con la aprobación del mismo.
María Sanjuana Cerda Franco, ex integrante del Colegiado de Administración y Finanzas del sindicato, declaró hace más de dos años ante el Juez que los depósitos que le cuestionan a Elba en realidad son una práctica legal autorizada para hacer pagos.
Con lo anterior, la maestra ahora pide al Juez Caballero acordar el desechamiento del proceso, eximiéndola de responsabilidad, lo que equivaldría a reconocer su inocencia.
El Juez ya informó de la presentación de este recurso tanto a la Procuraduría General de la República (PGR) como a los coprocesados Nora Guadalupe Ugarte Ramírez, Isaías Gallardo Chávez y José Manuel Díaz Flores.
Una vez que las partes manifiesten al juzgado lo que a su derecho convenga, se abrirá un periodo de pruebas para la maestra.
Según fuentes del Gobierno federal, el resolutivo podría emitirse en un máximo de seis meses si Gordillo no retrasa el procedimiento con impugnaciones.
Para la ex dirigente magisterial, este recurso representa un cambio en su estrategia, porque desde su captura ha litigado contra el proceso mediante del recurso de amparo sin tener mucho éxito.
En su primer demanda de garantías contra contra la formal prisión sólo consiguió que repusieran el procedimiento y le reiniciaran el juicio.
En un segundo amparo se repitió la historia y en este momento está en trámite su tercer juicio de garantías contra el juicio.
Lo que intenta ahora es librar el proceso a través de un recurso en el que debe convencer al Juez que ya no existen razones legales para continuar con el procedimiento y, por tanto, cancelarlo antes del dictado de una sentencia absolutoria o condenatoria.