El sector empresarial de Aguascalientes delineó acciones con autoridades federales y estatales para fortalecer el aparato productivo del estado y combatir la pobreza, en una suma de esfuerzos que permitan elevar la calidad de vida de la población de la entidad.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Pedro de la Serna López, refrendó el compromiso de la iniciativa privada estatal para ser socialmente responsable y trabajar en aras de una mejor distribución de la riqueza.

En el marco de la sesión ordinaria de pleno celebrada este sábado con la participación de la titular de Sebideso, Martha Márquez Alvarado, y el delegado de Economía, Gustavo Granados Corzo, los empresarios externaron su disposición a la competitividad, y a la mejora de los ingresos y de la forma de vida de la clase trabajadora.

En ese sentido, el delegado de la Secretaría de Economía, Gustavo Granados, destacó que hay en la entidad un total de 61 mil 700 unidades de negocios, la mayoría chicos y distribuidos a lo largo del estado, que requieren recursos, capacitación y sectorización para su afianzamiento como entes productivos y generadores de utilidades y ocupación.

Destacó además que el reto para Aguascalientes es mantener su crecimiento económico que en los seis años anteriores osciló entre el 3.4% y el 11.2%, y que por ningún motivo debe perderse, sino buscar incrementarlo.

Lo mismo que con el sector exportador del estado, que el año pasado registró un crecimiento del 121%, básicamente de la industria automotriz con destino a Estados Unidos, por lo que el desafío es diversificar en producto y en mercado.

Por su parte, la secretaria de Bienestar y Desarrollo Social estatal, Martha Márquez, anunció apoyo inmediato para las 8 mil familias que se han detectado como las más pobres, a fin de atender sus necesidades de alimentación, vivienda y asistencia médica.

Asimismo, resaltó ahí la importancia de que el sector privado participe en el abatimiento de los índices de pobreza que registran la entidad.

Finalmente, Pedro de la Serna ratificó la misión social del empresariado local y la disposición de sus actores como coadyuvantes en el proceso de dar mejores formas de vida a la población del estado a través de la ocupación, la generación de riqueza y su amplia distribución.