José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El Presidente estadounidense, Donald Trump, presumió este lunes la instalación de 7 hileras de alambre de púas en el lado estadounidense de un tramo de la valla fronteriza con México, asegurando que esto sirve como disuasivo a aquellos que intenten treparla.

Dos semanas después que hiciera un elogio del alambre de púas, el Mandatario compartió en Twitter una foto con las 7 hileras de alambre sobre la valla fronteriza en un punto indeterminado pero que sería en el Parque de la Amistad, cerca de San Ysidro, California.

“Los de las Noticias Falsas están mostrando viejos videos de la gente trepando a la Valla (Fronteriza) en el Área del océano. Así es como realmente se ve: no más trepadores bajo nuestra Administración”, indicó el republicano en su mensaje a través de la red social.

Una semana antes, medios de comunicación mexicanos e internacionales reportaron la llegada de miembros de la caravana migrante a la zona de Playas de Tijuana -vecina directa del Parque de la Amistad- mostrando a algunas personas trepando la valla.

Considerado parte de su retórica contra los inmigrantes, el Presidente estadounidense había lanzado elogios durante un mitin de campaña en Montana el pasado 3 de noviembre sobre la colocación reciente de alambre de púas en algunos puertos de entrada en el estado de Texas.

Como parte de la operación denominada inicialmente como Patriota Fiel -por la que más de 5 mil elementos militares activos fueron desplegados a ayudar a la Patrulla Fronteriza-, el Pentágono había informado tener lista la posibilidad de instalar hasta 241 kilómetros de alambre de púas.

La mañana de este lunes, el Departamento de Seguridad Interna decidió cerrar totalmente por más de dos horas los carriles para vehículos del puerto de entrada de San Ysidro, reabriéndolos parcialmente después, con el fin de instalar material disuasivo a irrupciones.

Sin poderlo comprobar ni mencionar a qué exactamente se refería, la Secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, aseguró que el material disuasivo era necesario ante informes sobre posibles irrupciones a través de la frontera de miembros de la caravana migrante.