Belén Rodríguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Administración federal a punto de terminar dejará al próximo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador una megadeuda histórica, que quitará margen de maniobra para el ejercicio del gasto.
Al cierre de junio, el saldo de la deuda neta del sector público se ubicó en 10 billones 578 mil millones de pesos, un incremento de 487 mil millones respecto al cierre de diciembre, según estadísticas de la Secretaría de Hacienda.
Desde que entró la Administración de Enrique Peña Nieto, en diciembre de 2012, a la fecha, se han agregado 5 billones 225 mil 346 millones de pesos a la deuda.
Como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), medida que permite entender el peso respecto al tamaño de la economía, el saldo de la deuda en junio representó 45.1 por ciento, superior a los 44.4 por ciento de diciembre de 2017, medido a través del PIB trimestral anualizado.
Este pasivo del Gobierno federal comprende la deuda que adquirió a través de la emisión de bonos y valores, así como la de Pemex, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la banca de desarrollo.
Además durante el sexenio, la Administración federal asumió como deuda parte del costo de las pensiones de Pemex y la CFE y tuvo que emitir bonos de deuda.
Los bonos de deuda por Pemex suman 133 mil 774 millones de pesos y los de CFE 161 mil millones de pesos, montos que tendrán que seguir amortizándose en el próximo sexenio.
Durante el año pasado, mediante el intercambio de plazos, nuevas emisiones y una transferencia de recursos extraordinaria del Banco de México, el Gobierno logró controlar el crecimiento de la deuda como porcentaje del PIB.
Ricardo Cantú, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, explicó que las cifras a junio muestran que lograr el objetivo de una menor deuda será difícil de cumplir en la actual gestión.
Para el especialista, el Gobierno ha seguido endeudándose con montos incluidos en su presupuesto y aprobados por el Congreso, por lo que el elevado nivel de deuda es una responsabilidad de los poderes Ejecutivo y Legislativo.
“No es posible que un Gobierno siga endeudándose indefinidamente”, consideró.

Creció y creció
Durante la Administración de Enrique Peña Nieto el nivel de la deuda aumentó notoriamente.
Deuda pública (% del PIB)
2012 33.8%
2013 36.5
2014 38.5
2015 42.3
2016 45.4
2017 44.4
2018* 45.1
Fuente: SHCP / *A junio

¡Participa con tu opinión!