Marco Almaraz
Agencia Reforma

“¿Y dónde está mi gente?” Como diría aquella canción que interpretan J Balvin y Willy William, así quizá se están preguntando la mayoría de los clubes de la Liga Mexicana de Beisbol al notar que este verano las gradas de sus parques se encuentran semivacías.
A juzgar por las asistencias registradas en el Torneo Otoño de la Liga Mexicana de Beisbol, el público está brillando por su ausencia.
De acuerdo a los datos oficiales que aparecen en la página oficial de la Liga, 10 de los 16 equipos que compiten en este certamen del circuito veraniego registran entradas inferiores a los 3 mil aficionados por partido.
Incluso las dos franquicias con más títulos en la historia de la LMB, Diablos Rojos de México y Tigres de Quintana Roo, figuran en esta lista de equipos que están batallando para llevar gente a sus parques.
Ambos equipos se enfrentaron el pasado fin de semana en la llamada “Guerra Civil” que se celebró en Cancún y el promedio de fans por juego fue de 4 mil 422 personas.
Los Diablos Rojos, que suman 16 títulos, juegan en el Parque Fray Nano, con capacidad para 5 mil personas y están por mudarse a otro de mayor aforo en la próxima temporada, sin embargo, su capacidad de convocatoria en este torneo está lejos de llenar las expectativas del club, pues promedian 2 mil 137 aficionados por partido.
Si los Diablos Rojos tienen problemas para atraer gente a su inmueble, ¿qué se puede decir de Bravos de León, Rieleros de Aguascalientes, Olmecas de Tabasco y Piratas de Campeche?
Los últimos cuatro equipos mencionados no alcanzan a rebasar la cifra de los 2 mil fanáticos por juego. El domingo pasado, Pericos de Puebla y Olmecas jugaron “en familia” en el Parque Centenario 27 de Febrero, en Villahermosa. Sólo acudieron ¡493 aficionados!
Campeche enfrenta la situación dramática en este Torneo de Otoño, pues promedia 995 personas en 14 encuentros disputados en el Parque Nelson Barrera.
En cuanto a los de arriba, es decir, los clubes que marchan en las primeras posiciones de asistencia, los cuatro primeros están abajo de los números globales que presentaron en la temporada pasada.
Toros de Tijuana marcha en el primer puesto, con 9 mil 784, pero en el 2017 promedió 10 mil 872; lo mismo sucede con Sultanes de Monterrey, que está en 7 mil 859 en 14 desafíos, por 11 mil 575 del 2017; el campeón del Torneo Primavera, Leones de Yucatán, acumula 6 mil 615 cuando en la campaña anterior tuvo 9 mil 228.
Estas cifras de asistencias corresponden a la cantidad de público que ingresa a los parques y no especifican el número de personas que acceden con boletos de cortesía, una estrategia común para atraer fanáticos en plazas como la de Monterrey, en la que involucra a diferentes patrocinadores para este tipo de dinámicas.