De manera conjunta, autoridades del sector salud y educativas han comenzado a planear estrategias de temporada para prevenir posibles casos de influenza en alumnos. El objetivo es blindar a los planteles educativos y evitar exponer a los estudiantes ante casos sospechosos.

Juan Palos Hernández, jefe de promoción de salud del ISSEA, detalló que ante la proximidad de los frentes fríos, mismos que generan importantes descensos en las temperaturas y que por consecuencia aumentan la posibilidad de enfermedades de temporada, han comenzado a reunirse con autoridades educativas a quienes se les han otorgado todas las recomendaciones que se deben de implementar. Dentro de los filtros escolares que en breve serán instalados, se contemplan acciones como el uso de gel antibacterial y medidas higiénicas generales, sin embargo, reiteró que el principal filtro es en el hogar, donde en caso de detectarse a un joven con sintomatología por enfermedad, será indispensable acudir al médico cuanto antes y evitar la automedicación.

«En estos días el doctor responsable del programa de influenza estuvo con los directores regionales de servicios educativos con la finalidad de darles a ellos toda las medidas preventivas por temporada de frío. La idea es que la información permee en todas las escuelas. Recordándoles que el primer filtro es en el hogar y ya un segundo en las escuelas».

En caso de que las bajas temperaturas fueran intensas durante las próximas semanas, las autoridades médicas podrían hacer la recomendación al IEA para que se modificara el horario de ingreso en educación básica. Todo dependerá del comportamiento del frío.