Tiendas de abarrotes están condenadas a desaparecer, a consecuencia de la apertura indiscriminada de tiendas de conveniencia por toda la ciudad. De acuerdo a los integrantes del Consejo Coordinador de Pequeñas y Medianas Empresas, están en riesgo los ingresos hasta de 5 mil familias, quienes dependen principalmente de la actividad en pequeños negocios.
Héctor Ponce, abarrotero afiliado al Consejo de Pequeñas y Medianas Empresas, reveló la complicada situación en la que se encuentra actualmente el sector al que se dedica. Comentó que la competencia desleal a la que se vienen enfrentando desde hace años a consecuencia de la apertura de famosas tiendas de conveniencia, han orillado a que los comerciantes vean reducida de manera significativa sus utilidades, al verse obligados a mejorar precios en sus diferentes productos.
Demandaron a las autoridades municipales a frenar la entrega de licencias para la venta de alcohol, que se dan con facilidad a favor de las tiendas de autoservicio, contrario a lo que sucede con las solicitudes de las tiendas de abarrotes.
En consecuencia, los comerciantes dijeron sentirse abandonados por las autoridades, quienes lejos de apoyarlos para consolidar sus negocios están poniendo trabas para que puedan subsistir.
«Lamentablemente no hemos visto que el Municipio nos ayude a frenar el crecimiento de esas tiendas. Ya en cualquier esquina vemos las famosas tienditas de autoservicio y nos están matando de a poco. Nos están condenando a desaparecer y de ahí se sostienen económicamente alrededor de 5 mil familias», expresó.