Por: Itzel Vargas Rodríguez

Alrededor de 20 millones de spots es la cantidad que estaremos escuchando los ciudadanos en la época de precampañas electorales a la presidencia, tan sólo en 3 meses… aún faltan las campañas definitivas el próximo año.

Y así con esa misma pesadez es como un grosor de la población comienza a ser testigo del desfiladero de opciones, discursos, ataques y estilos de mensajes, intentando ganarse el favor del pueblo.

Meade comenzó su campaña en uno de los pueblos más necesitados de Chiapas, San Juan Chamula, donde se vistió a la usanza típica quizá para causar empatía con los pueblos indígenas… honestamente el resultado ha sido bastante ridículo, al grado que uno no sabe si raya en la burda copia o en la descarada apropiación cultural.

Él ha optado por visitar poblaciones y reunir contingentes, exponiendo los retos de México pero también embarrando un poco de lo que se han considerado logros en la presente administración federal. En términos generales, su campaña de movilización, no es tan diferente de las que siempre hace el PRI. Veremos si más adelante se vislumbra más propuesta.

Ricardo Anaya por su parte, comenzó lanzando un video refiriendo a que comenzaría su campaña en su natal Querétaro, y aunado a eso, casi al mismo tiempo se lanzó un video en el que sale echándose un “palomazo” junto a Juan Zepeda, quien fuera ex candidato a la gubernatura por el Estado de México, famoso por ser un rockero de hueso colorado, y porque en su juventud tenía una banda. Mismo que logró obtener un buen puntaje final en las votaciones y que casi le vale para ser Presidente Nacional de PRD.

Bueno pues, este par cantaron un párrafo de la términal del A.D.O. del TRI finalizando con un “quiero que me lleve muy lejos, y a la Presidencia de aquí”… este es quizá un esfuerzo creativo un poco “millenial” para tratar de hacer fresca su campaña y como dicen “caer bien”.

Aunado a ello Anaya ha optado por dar a conocer sus logros, los idiomas que habla (una forma de confrontar la pésima imagen que dejó Peña Nieto hablando inglés) y en general, su discurso además de vender el cambio y sacar al PRI de Los Pinos, hace también contestación directa a ataques de contrincantes.

López Obrador fiel a su estilo, comenzó presentando su Gabinete, cosa que agradó a sus seguidores y luego de ello, su mensaje se ha dedicado a reforzar aquella vieja idea popular de “estaríamos mejor con Andrés Manuel”, clamando al recuerdo colectivo, de los resultados de los gobiernos en los últimos 12 años.

Sin tantos esfuerzos comunicativos, Obrador ha ido dando pasos más calmados pero seguros en esta ocasión. Lleva tiempo vendiendo las ideas de “la mafia del poder” y estableciendo los antagonistas de México, que ahora su intención es seguir posicionando lo que ya ha logrado. Ahora su enfoque es en humanizarse un poco más, trabajando un discurso más conciliador que habla de perdonar y de ser honestos.

Su grave error hasta el momento ha sido, tomar de aliados a dos partidos con mucha “cola para pisar”, especialmente del PES que ideológicamente es todo lo contrario a cualquier idea progresista e izquierdista, justamente lo que Morena en su momento llegó a promover.

Peligrosa alianza que pudiera costarle seguidores, y abonarle material para que sus detractores lo ataquen más de lo que ya lo hacen.

La fiesta apenas comienza y queda la pregunta al aire, ¿Qué lograrán sus estrategias políticas comunicacionales con millones de spots por delante?… Amarlos u odiarlos. La gente tiene la última palabra, y eso es en las urnas precisamente.

______________________________________________

itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz

 

¡Participa con tu opinión!