SILVIA GUERRA

El tema del lenguaje no verbal ha tenido un “boom” en los últimos años, ya que los expertos se dieron cuenta de que se puede conocer mucho de una persona con solo aprender a observarla, analizando su comportamiento según su entorno.

¿Te ha tocado ver a una persona que sin conocerle y sin haber cruzado palabra con ella te intimida? Ponte a pensar en altas personalidades empresariales o en miembros de las fuerzas armadas o policías. ¿Qué te transmiten? ¿Por qué te intimidan? Generalmente es por las posturas o movimientos corporales que utilizan.

Por ejemplo una mujer policía… ¿Cómo logrará poder transmitir seriedad, fuerza, respeto y autoridad en un mundo de hombres? Observa bien, y verás que a la hora de pararse, abre las piernas, su cabeza está más alzada, su postura corporal es recta y alargada, muchas veces pone los puños en las caderas y ni qué decir de su gesto serio y mirada fija. Todas estas señas son indicativos de una persona que amplía su espacio vital (piernas separadas y puños en las caderas), está separando su acercamiento con los demás, generando distancia física y haciendo crecer su cuerpo visualmente con estas posturas.

Ahora le toca la oportunidad a un vaquero… ¿Recuerdas alguna película de vaqueros? ¿Cómo se paran cuando están en conflicto con otra persona? Separan las piernas, jalan la cadera hacia adelante, colocan sus pulgares dentro de los bolsillos delanteros dejando el resto de la mano fuera, sacan el pecho y levantan la barbilla. Todos estos son signos de virilidad, grandeza y poder.

Es por eso que en algunas ocasiones, cuando una mujer que no está acostumbrada a estar entre hombres necesita hablar con un grupo de ellos, nadie le hace caso. La mujer está acostumbrada a ser femenina, recatada, ocupar poco espacio y tener voz y gesto amable. Eso en el mundo masculino no tiene lugar.

¿Utilizas tú posturas de poder?

El Poder de tu Imagen.

[email protected]

¡Participa con tu opinión!