SILVIA GUERRA

Como hemos comentado anteriormente, tu cuerpo comunica. ¿Te has puesto alguna vez a analizar tu postura? La mejor y más divertida manera de hacerlo es que alguien te grabe al estar parado para que después observes la postura de tu espalda, brazos, cabeza, cadera y piernas.

¿Qué postura puedes describir en una persona a la que los demás lo califican como looser? Será seguramente una persona tímida, por lo que tenderá a encorvar su espalda, sus hombros estarán girados hacia adentro como queriendo proteger su pecho, las manos y brazos pasarán seguramente mucho tiempo entrelazados, su caminado será arrastrando los pies o dando pasos pesados y sonoros, su cabeza estará inclinada hacia abajo y la mirada en el suelo o en algún otro lado que no sea la cara de otra persona. Cómo la postura delata cosas que muchas veces no queremos proyectar.

¿Cuántas veces de chicos nos dijeron: ¡levanta la cabeza, mete la panza y saca el pecho!? Básicamente nos estaban diciendo que nuestra postura estaba mal. Pero la cosa no es tan sencilla como hacer lo que nos decían, ya que si se hiciera de esa manera, la postura corporal también sería equivocada.

La postura correcta de tu cuerpo, no es sacando el pecho y jalando los hombros hacia atrás. Eso solamente logrará que tu espalda baja se lastime y que tu caminar se vea “raro”. La postura correcta y que hay que practicar constantemente para que se nos vuelva natural es: al estar parado, mantener alineada la cabeza, con los hombros, la cadera y los tobillos. Como si nos tomaran una fotografía de lado y trazando una línea vertical de nuestra cabeza a los tobillos, nuestra cabeza, hombros, cadera y tobillos estuvieran dentro de esa línea. Ya logrado esto, es importante que tu barbilla esté paralela al piso y que tú con tu cabeza jales hacia arriba tu cuerpo como si quisieras alcanzar el cielo.

¡Practícalo! Verás que tu postura mejorará y que tu cuerpo sufrirá menos.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx

¡Participa con tu opinión!