Más de doscientos ochenta y seis infractores de la ley han solicitado ingresar a alguno de los centros de rehabilitación que colaboran en el programa “Reintegra”; el director de Justicia Municipal, Carlos España Martínez aseveró que actualmente sólo 84 se encuentran en los anexos, quienes son las personas que tienen el mayor número de reincidencias delictivas y una severa dependencia a las sustancias psicoactivas.

Desde el ámbito de la seguridad pública, este programa permite aislar a todas esas personas del área delictiva y darles una oportunidad de rehabilitación, aunque eso no exime que respondan ante la Justicia si la Fiscalía General del Estado integra las carpetas de investigación, lo cual muchas veces no sucede porque la gente no quiere denunciar, aseveró.

“Actualmente se tienen jóvenes con mes y medio de internación, quienes muestran un comportamiento excelente y una evolución muy favorable, a ellos se les dará la oportunidad de una reinserción social y laboral al terminar su tratamiento de rehabilitación”, indicó.

De los 84 internos en los Centros de Rehabilitación, 27 son menores de edad, cinco son mujeres y el más pequeño tiene 13 años de edad, quien es adicto a sustancias psicoactivas como el cristal, la cual ha destrozado a muchas personas porque es económica y de fácil acceso en el mercado.

Este niño lleva tres semanas de rehabilitación y los papás están buscando extender la estancia a seis meses; el menor presenta una recuperación favorable y estable, con muchas esperanzas de ser rescatado de esta realidad.

“Por ahora el tope del programa Reintegra asciende a 150 personas atendidas y se espera extenderlo más; la primera persona ingresó el pasado 24 de mayo y ya cumplirá dos meses, su evolución es positiva y va a un 80%”, informó.

Este programa está enfocado a personas adictas con reincidencia en faltas administrativas y ante el Ministerio Público, donde cada quien debe autorizar voluntariamente su ingreso, aunque cuando están intoxicados se pide el apoyo de los papás o tutor, luego se confirma con la persona involucrada directamente.

Por cada persona dentro de los centros de rehabilitación se invierten siete u ocho mil pesos mensuales. Uno de los internos acumula 467 ingresos a la barandilla en Justicia Municipal, que es una mujer. Otros tienen altos números de faltas administrativas y que los ha llevado ante esta autoridad o bien con carpetas de investigación en la Fiscalía General del Estado.

Este programa de seguridad pública tiene su lado humano, donde las personas atendidas en los anexos permanecen ahí durante tres meses o bien se puede extender a seis meses de rehabilitación.

¡Participa con tu opinión!