La Ciudad de los Niños de Aguascalientes llevó a cabo su tradicional “Posada para bienhechores”.
La cita fue en las instalaciones de dicho lugar, donde en punto de las 17:30 horas se llevó a cabo una emotiva celebración eucarística, enmarcada por la capilla de San Nicolás de Tolentino.
Durante la ceremonia se recordó al querido padre Antonio Hernández Gallegos, fundador de esa gran familia que ahora es integrada también por niñas y ancianitos.
Asimismo, se mencionó a quienes continuaron la obra del padre “Toño”, como el padre Jesús Ruvalcaba Padilla, Neftalí Salazar Dondiego y Alejandro Hernández Avelar, que en su tiempo lucharon también por seguir brindando atención, amor, educación y cuidado a los internos.
Más tarde, la concurrencia participó en la petición de posada, donde se escucharon rezos y cantos navideños en honor al Niño Jesús.
Posteriormente, los invitados tomaron su turno para intentar romper las piñatas y después disfrutar una tarde de convivencia que se prolongó por varias horas, permitiendo que las familias disfrutaran el agradable ambiente que prevaleció de principio a fin.