Niños que se encontraban jugando con unos cerillos provocaron un incendio en una vivienda ubicada en el poblado de San Gil, perteneciente al municipio de Asientos, lo que provocó fuertes daños.
El siniestro fue sofocado por Bomberos Estatales y, por fortuna, no dejó personas lesionadas o intoxicadas.
Los hechos se registraron el pasado viernes a las 14:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle Ferrocarril esquina con la calle 20 de Noviembre.
Todo se originó cuando unos niños que estaban jugando con cerillos en una de las habitaciones, provocaron una pequeña quemazón, pero, debido a que se asustaron, salieron corriendo de la casa que poco después quedó envuelta por las llamas.
Al lugar del siniestro llegaron Policías Estatales y Preventivos de Asientos, quienes con apoyo de los vecinos intentaron sofocar el fuego arrojándole botes con agua, pero les fue imposible ya que las llamas habían cobrado fuerza y altura al extenderse por toda la casa.
Minutos más tarde llegaron los Bomberos Estatales, quienes luego de varios minutos de intensos trabajos lograron apagar el fuego que dejó cuantiosas pérdidas materiales.
El propietario de la finca, de nombre Óscar, de 37 años, confirmó que al momento de los hechos, los niños que provocaron el incendio lograron salir ilesos.