Por siempre piano man

CDMX.- Un clásico es un clásico. Y eso no lo cambia ni la era del reguetón.
Anoche, Billy Joel desafió la mala calidad del aire del oriente de la CDMX y los 12 grados que helaron manos y caras de casi 55 mil asistentes al Foro Sol con un recital memorable.
William Martin Joel (nombre real del cantautor neoyorquino) echó mano de su aún potente voz, de una solvente banda de ejecutantes y un repertorio exitoso y premiado para calentar los ánimos de todo tipo de público.
«Big Shot», «Pressure», «The Entertainer», «Honesty», «Don’t Ask Me Why» y «The Stranger» se sucedieron, desde las 21:27 horas, como una ráfaga sonora de apertura a la puerta de la melancolía.
A sus 70 años saludó en español y relató que lo estudió por un par de años pero que nunca pudo hablarlo bien.
Y como los clásicos. Su prontuario tuvo de todo, ritmo, cadencia y pausa, con hits como «Just the Way You Are», «Allentown» y «My Life».
Hubo euforia, romanticismo y alegría en el ambiente.
Sonó como en los 70, como en los 80, como en los 90, pero básicamente su sonido fue limpio y potente, melódico y nostálgico… poderosamente nostálgico.
Para las 23:15 horas ya marcó 11 grados el termómetro, pero la gente cantó, bailó, se abrazó y se besó, y de ahí hubo quienes pasaron al llanto, sí, al llanto con «Piano Man», que sonó como nunca… (Hugo Lazcano/Agencia Reforma)