Silvia Guerra

¿Te has fijado cómo a las personas que son atractivas reciben mejores comentarios o se les percibe mejor? ¿Por qué?

Esto es lo que se denomina EFECTO HALO. Es algo muy común que todos vivimos diariamente y que probablemente nunca te habías dado cuenta o no tenías idea de su existencia.

En 1920, Edward Thorndike pudo demostrar que los seres humanos tendemos a atribuir características a una persona (buenas o malas), basado solamente en un rasgo de ella. Una vez emitido el juicio, tendemos a buscar señales en ellos que lo confirmen para poder así sentirnos tranquilos con nuestra percepción. Puede ser que hayamos calificado a la persona como “sociable” (rasgo positivo) o como “quejumbrosa” (rasgo negativo), siempre buscaremos señales posteriores que confirmen nuestro ya emitido juicio.

Es muy común que por ejemplo para elegir a una persona para un puesto, si tenemos dos candidatos en los que uno es mucho más atractivo que otro, se viste mejor y su lenguaje corporal es impecable, te aseguro que sin ver sus currículas, determinarías que el “atractivo” te parecerá más competente e inteligente que el otro candidato, y muy seguramente sentirás agrado hacia el primero aún sin conocerlo.

Es como cuando ves a una persona que no conoces y de lejos observas que se detiene a saludar a un amigo tuyo. Inmediatamente buscas alguna característica en ella que te hará formar una impresión. Si te gustó su sonrisa por ejemplo, llegarás con tu amigo y le dirás: “Oye qué simpática la persona que te vino a saludar, se ve buena gente”. Si por otro lado se te hicieron grotescos sus ademanes por ejemplo, muy seguramente llegarás con tu amigo y le dirás: “¡Qué barbaridad! ¿Quién era esa persona? Se ve muy hosca… ¿Te fijas cómo sin conocer a alguien y basado en un solo rasgo nos formamos toda una impresión de ella?

Ponte a pensar a qué tantas personas les has abierto o cerrado la puerta debido a este juicio… ¿Está para pensarse, no?

¡Feliz día!

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx

¡Participa con tu opinión!