De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, en lo que resta del mes de diciembre y enero del 2018 se esperan al menos 16 frentes fríos para completar un total de 30 fenómenos a lo largo de la temporada invernal; ante esto, habrá que cubrirse los pulmones, nariz, garganta y con ello prevenir enfermedades respiratorias que afectan a gran parte de la población durante esta época.

Si bien las bajas temperaturas no son propiamente las causantes de los padecimientos respiratorios, los meses de frío favorecen la propagación de los virus de enfermedades infecciosas como catarro, gripa e influenza, porque en estas temporadas pasamos más tiempo en lugares cerrados y sin ventilación conviviendo con personas que probablemente ya están contagiadas de estos padecimientos.

“Además de que algunos mecanismos de defensa de nuestro cuerpo se ven mermados por las temperaturas bajas, por ejemplo, en la nariz tenemos un mecanismo de defensa de barrera llamado vibrisas (vellos que recubren la mucosa respiratoria), las cuales siempre se mueven, pero el frío hace que se paralicen, lo que favorece que entren bacterias y virus”, señaló la neumóloga María Isabel León.

Las enfermedades respiratorias infecciosas más comunes en temporadas frías son gripa, influenza, bronquitis y neumonías; todo lo anterior puede exacerbar padecimientos respiratorios crónicos, como es el caso de Asma y EPOC; los síntomas incluyen estornudos, secreción nasal, ojos llorosos, dolor de cabeza, malestar general, cansancio, fiebre, falta de aire, opresión torácica, sibilancias, entre otros; pero cuando dichos padecimientos no reciben atención oportuna y apropiada, pueden derivar en crisis que condicionen la necesidad de atención hospitalaria e incluso poner en riesgo la vida.

“En general es de suma importancia atender las enfermedades respiratorias, sin importar si son producidas por virus, bacterias, o son crónicas como el asma, EPOC o el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño, ya que cada una de las condiciones anteriores derivará en una mala calidad de vida y daño pulmonar que en algunos casos puede ser irreversible”.

Cada enfermedad debe ser tratada según amerite el padecimiento, sin embrago, en las afectaciones pulmonares en general se requiere de la inhaloterapia, una técnica necesaria y eficiente para tratar muchos de los padecimientos pulmonares, ya que a través de este procedimiento se administran medicamentos, oxígeno y humedad a las vías respiratorias como parte de su terapia, prevención o rehabilitación. Para lo anterior, es necesario hacerlo de manera adecuada y bajo la orientación de profesionales, sólo de esta manera los medicamentos se distribuirán de forma adecuada y homogénea en los pulmones.

“Durante esta temporada prevé enfermedades infecciosas accediendo a vacunas como la de la influenza; intenta lavarte las manos varias veces al día, sobre todo cuando estés en contacto con ojos, nariz o boca; cúbrete la boca al estornudar; evita pasar mucho tiempo en espacios cerrados y sin ventilación con otras personas; evita los cambios drásticos de temperatura; utiliza bufandas, gorros o cualquier otra cosa que te mantenga a buena temperatura; y evita fumar.

Finalmente, dijo que en caso de que la enfermedad se complique y la respiración sea deficiente, debe acudirse con un especialista para ubicar cuál es el padecimiento y se prescriba el tratamiento necesario.