Una mujer estuvo a punto de ser víctima de los extorsionadores telefónicos, quienes con el pretexto de que tenían secuestrada a su progenitora, estuvieron a punto de convencerla de que les depositara 5 mil pesos en efectivo.
Por fortuna, los empleados de una tienda de conveniencia se percataron de la situación y pidieron apoyo a policías preventivos del Destacamento “Pocitos”, quienes lograron localizar a la mamá de la víctima y evitaron de esta forma que hiciera el depósito solicitado.
Los hechos se registraron el viernes por la mañana, cuando una mujer de 31 años llegó a una tienda de conveniencia ubicada en la calle Carlos Sagredo esquina con la calle San Francisco, en el fraccionamiento San Cayetano, con la finalidad de depositar 5 mil pesos.
Sin embargo, se percataron que la mujer se encontraba sumamente nerviosa, por lo que al cuestionarla si le ocurría algo, les comentó que tenían secuestrada a su mamá y tenía que entregar 5 mil pesos a cambio de su liberación.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, las empleadas se negaron a hacer el depósito y llamaron al C-4 Municipal para reportar lo sucedido.
Instantes después llegaron policías preventivos del Destacamento “Pocitos” en la patrulla 0080-B1, quienes se percataron que atravesaba por una fuerte crisis nerviosa.
La víctima les narró que había recibido una llamada telefónica del número (553) 421 87 53, en la cual un hombre le informó que tenían secuestrada a su mamá y le estaba exigiendo un depósito de 5 mil pesos a cambio de su libertad.
Una vez que le hicieron saber que se trataba de una extorsión telefónica y le pidieron que no hiciera el depósito solicitado, se implementó un operativo para localizar a la progenitora de la mujer.
Minutos más tarde dicha mujer se reunió con sus familiares, confirmándose que se encontraba en perfectas condiciones y que no había sufrido ningún secuestro.