Elementos de la Policía Estatal lograron frustrar una extorsión telefónica contra una mujer que radica en León, Guanajuato, a quien le solicitaban 300 mil pesos para evitar que supuestamente le hicieran daño a su esposo, de quien creía estaba privado de su libertad.
Fue el número de Emergencias 911 quien atendió el reporte en donde una mujer solicitaba la intervención de las autoridades de seguridad pública, al indicar que había atendido una llamada en la cual le indicaban que su esposo estaba secuestrado, por lo que solicitaban un rescate por la cantidad antes mencionada, o de lo contrario no lo volvería a ver.
La víctima señaló a los oficiales que su esposo se encontraba en Aguascalientes por motivos laborales, sin embargo, al pretender entablar comunicación con él no había sido posible localizarlo a pesar de los frecuentes intentos, por lo que temía lo peor.
Fue así como los elementos estatales activaron un operativo de búsqueda, acudiendo al hotel donde el trabajador se encontraba hospedado. Al llegar, fueron informados por personal del mismo hotel que efectivamente se tenía un huésped que coincidía con las características, sin embargo, desde temprana hora había salido sin saber más sobre él.
Posteriormente, los uniformados continuaron con la búsqueda en otros hoteles de la ciudad, cuando al llegar a un negocio ubicado sobre José María Chávez y Ayuntamiento, personal de recepción les informó que minutos antes había llegado una persona de sexo masculino, quien solicitó una habitación percatándose que adoptaba una conducta de nerviosismo.
Ante ello, procedieron a abordarlo, logrando conocer de esa manera el sujeto que había sido engañado, luego de que los delincuentes le habían solicitado cambiar de hotel y apagar el celular hasta recibir nuevas indicaciones o de lo contrario le harían daño a su esposa.
Finalmente, la pareja hizo contacto percatándose de que todo había resultado un intento de extorsión.