Luego de que la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), emitiera una alerta preventiva para evitar consumir ranitidina, ante la sospecha de que el fármaco contiene una sustancia que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer, el Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA) ha comenzado a supervisar que la prescripción de ese medicamento quede suspendida.
Octavio Jiménez, director de Regulación Sanitaria, explicó que si bien de momento no existe un solo caso sospecho de cáncer a consecuencia del consumo de ranitidina, sí es necesario acatar la alerta de las autoridades, hasta que se pueda confirmar o descartar el riesgo que implica su ingesta. El especialista agregó que existe una amplia gama de medicamentos que permiten atender problemas estomacales -como acidez, úlceras y gastritis-, para darle cumplimiento a la recomendación de las autoridades evitando con ello posibles riesgos a la salud.
El medicamento señalado será retirado del sector privado hasta que las pruebas de laboratorio definan su futuro. Mientras eso sucede, queda suspendida la suscripción médica. «Estamos en contacto permanente con la Cofepris, con el área de manejo y evidencias de riesgo y en cuanto salga otra información en este sentido la estaremos manejando de manera puntual. Lo importante es la suspensión como se dice coloquialmente, mientras son peras o manzanas», finalizó.