Una ejemplar sentencia de 35 años de cárcel fue la que un juez penal dictó en contra de un drogadicto que golpeó a su propia hija, una menor de apenas 4 años de edad, hasta privarla de la vida.
La misma sentencia le fue impuesta a la mamá de la niña, debido a que nunca reportó a las autoridades las bestiales agresiones que sufría su hija de parte de su propio padre.
Este cobarde homicidio se registró en el mes de marzo del año 2015, en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Ojocaliente III.
De acuerdo a las investigaciones que se llevaron a cabo en ese tiempo, se determinó que el ahora sentenciado odiaba a la menor, debido a que pensaba que no era su hija y por tal motivo la golpeaba constantemente.
Quienes ya recibieron sentencia condenatoria por parte del juez segundo Penal, son Néstor Ricardo, actualmente de 32 años de edad, así como su concubina de nombre Susana, de 27 años de edad.
Ambos fueron encontrados penalmente responsables del delito de homicidio doloso calificado con ventaja, traición y brutal ferocidad, por ser la víctima menor de 15 años y cuando el responsable tenga parentesco consanguíneo con la víctima.
El juez los sentenció a 35 años de cárcel, además del pago de una multa por la cantidad de 49 mil 837.50 pesos; así como al pago material que fue de 342 mil 887 pesos y al pago moral, por un monto de 685 mil 774 pesos a favor de la familia materna de la menor.
Néstor Ricardo y su esposa Susana fueron detenidos por estar involucrados en el homicidio de su propia hija, una menor de 4 años de edad de nombre Estrella Guadalupe.
El agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, aportó los elementos de prueba suficiente para esta ejemplar condena.
Fue el 21 de marzo del año 2015 cuando falleció la menor en la Clínica número 2 del Seguro Social, a consecuencia de un traumatismo abdominal.
Se descubrió que la niña era maltratada por su propio padre, quien al enterarse que su hija ya había dejado de existir, se dio a la fuga.
Sin embargo, tres días después, fue detenido por policías municipales quienes lo detectaron drogándose en la vía pública. En un inicio la mamá de la menor no fue detenida, ya que se pensaba que era ajena a los hechos.
Pero durante el transcurso de las investigaciones, se descubrió que las constantes agresiones que sufría la menor Estrella Guadalupe, fueron del conocimiento de su progenitora, pero jamás intervino para impedirlo ni tampoco lo reportó a las autoridades, por lo que ella también fue detenida y sentenciada.

¡Participa con tu opinión!