No pierda su pensión por negligencia o desconocimiento. Los trabajadores mayores de 60 años y que hayan cumplido con las semanas de cotización de ley, deben asesorarse sobre este derecho; también es importante que sepan el monto mensual con el que se van a jubilar, para evitar sorpresas llegado el momento.

El jefe de Prestaciones Económicas y Sociales de la delegación del IMSS, Dr. Rodrigo Sarmiento Salinas, reconoció que el 20% de los trabajadores del estado no tramita su pensión o lo hace en forma tardía, porque ignoran los derechos que han adquirido a lo largo de su vida laboral.

Explicó que para obtener la pensión por cesantía es necesario tener 60 años cumplidos, y conforme las leyes emitidas en 1973 y en 1997, respectivamente se debe contar con 500 ó mil 250 semanas cotizadas ante el IMSS. Mientras que la pensión por vejez aplica para las personas de 65 años o más.

Destacó que el 99% de los trabajadores no saben con qué salario cotizan ante el IMSS, de modo que también ignora el monto de la pensión con la que contarán en su momento.

Detalló que el monto de la pensión se determina conforme un promedio del Salario Mínimo Vigente en el Distrito Federal (SMVDF) reportado al IMSS por el patrón, durante los últimos cinco años de la vida laboral del trabajador.

En prácticamente todos los casos, los trabajadores esperan obtener durante el retiro, el mismo sueldo que percibían en activo, sin embargo, el monto registrado por el patrón ante el IMSS, no es el mismo que entrega al empleado; este último se compone de otros conceptos que se adicionan al SMVDF.

Refirió, que de acuerdo a información recabada en las oficinas de Pensiones del IMSS, los trabajadores no se interesan en obtener información sobre este derecho, sino hasta que han cumplido los 60 años, y hay quienes omiten el trámite.

El funcionario hizo un llamado a los trabajadores a que a desde el inicio de su vida laboral, conozcan el número de SMVDF con que cotizan ante el IMSS y lleven un control personal de las altas y bajas de sus distintos empleos, a fin de proteger el derecho que tienen a su pensión.

De igual forma, recomienda revisar que el nombre con que aparece registrado el trabajador en su acta de nacimiento, coincida puntualmente con sus documentos en AFORE, CURP, IMSS y Acta de Matrimonio, si la hubiere. Ello, en función de que dos de cada 10 solicitudes de pensión son rechazadas en tanto el interesado homologa dichos datos.