Gustavo García Olguin
Agencia Reforma

CDMX.- Una microrráfaga de viento tumbó ayer la aeronave Embraer 190 XAGAL de Aeroméxico, que cubría la ruta Durango-CDMX.
Pese a lo aparatoso de la caída y que el avión se incendió con el impacto, las 103 personas a bordo -99 pasajeros y 4 tripulantes- sobrevivieron, aunque 18 resultaron heridas. La mayoría pudo evacuar la aeronave antes de incendiarse por completo.
El vuelo 2431 despegó con retraso de 21 minutos, a las 15:30 horas, debido a una tormenta con granizo que azotó a Durango de las 15:00 a las 16:00 horas. En condiciones normales, el viaje es de una hora con 21 minutos.
El accidente ocurrió segundos después de que el avión se elevó, cuando intempestivamente una microrráfaga, conocida entre los pilotos como una corriente de aire descendiente asociada a una tormenta, precipitó la caída, provocando el impacto.
El avión quedó varado a 300 metros del final de la pista 03 del aeropuerto Guadalupe Victoria.
En él viajaban 88 adultos y 9 niños, incluidos dos infantes, además de dos pilotos y dos sobrecargos, detalló Andrés Conesa, director de Aeroméxico.
“Por apreciaciones de la torre de control”, dijo el Gobernador José Rosas Aispuro, “la aeronave, tras levantar el vuelo, repentinamente fue afectada por una ráfaga de viento que la hizo descender bruscamente y tocar tierra con el ala izquierda desprendiéndose los dos motores del mismo”.
Éste es el primer accidente en 18 años en el que un avión comercial mexicano se impacta, según registros periodísticos.

Tripulación a salvo
Staff
Agencia Reforma

La tripulación del avión Embraer 190 del vuelo 2431 de Aeroméxico que cubría la ruta Durango-Ciudad de México estaba conformada por cuatro personas.
El avión siniestrado estaba a cargo del piloto Carlos Galván Meyran, el copiloto Daniel Dardon Chávez y las sobrecargos Samantha Hernández Huerta y Brenda Zavala Gómez.
Durante el accidente de ayer en Durango todos sobrevivieron, y sólo Galván Meyran fue reportado ayer con estado de salud grave, pero estable.
El piloto recibió atención médica en un hospital local por las lesiones sufridas durante el accidente, que hasta anoche no ponían en riesgo su vida.