MONTERREY.- Angélica María y Enrique Guzmán saben que ya no viven en los 60, pero esto no les impidió ganarse al público con las mismas técnicas que utilizaban en aquellos años: con temas de amor y uno que otro pasito de baile.
Los ex enamorados cerraron la madrugada de ayer La Caravana del Rock en la Arena Monterrey ante 11 mil 500 personas (cifra oficial) que los ovacionaron de pie.
Pero antes de que estas leyendas rocanroleras tomaran el escenario, Los Teen Tops prendieron a todos con “Quiero Ser Libre”, “El Rock de la Cárcel”, “Lucila” y, por supuesto, “La Plaga”.
Angélica María demostró que aún es la inigualable “Novia de México” y, ataviada con un vestido rojo, ofreció 40 minutos de música en los que no dudó en burlarse de su edad.
“Este vestido lo usé cuando tenía 17, ya se imaginarán, ha pasado un tormentón”, expresó la cantante. (Mariana Montes/Agencia Reforma)