Puntualiza la delegación de la Semarnat que en el caso del bosque de Los Cobos, los particulares no pueden iniciar ninguna obra ni hacer ningún fraccionamiento, en tanto no se cuente con todos los estudios correspondientes. Su delegado, Gilberto Gutiérrez, aclaró que no ha sido la única instancia que ha dado autorizaciones en tal predio, toda vez que el Municipio y el Estado también ya dieron permisos.
En respuesta a las críticas de asociaciones ambientalistas sobre la amenaza de que se construya un fraccionamiento en el bosque de Los Cobos, el delegado enfatizó que las autorizaciones que dan son con base en la ley.
“La ley dice que si se van a derribar árboles y a remover masa forestal tiene que ser tomando en cuenta aspectos importantes, como son el cuidado del agua, de la biodiversidad y el que no haya erosión del suelo”.
Gutiérrez Gutiérrez comentó que hace apenas 15 días entró a revisión la solicitud de Impacto Ambiental, que es el permiso que les falta para poder realizar obras en dicha zona, por lo que la Semarnat examinará el documento con base en lo que marca la ley y sería hasta dentro de tres meses cuando se tendría una respuesta al respecto.