En el piso 28 del hotel London Hilton on Park Lane se ubica el restaurante Galvin at Windows, que, además de ofrecer una gran variedad de exquisitos menús, le pone un toque clásico a la experiencia de sus comensales.
A los clientes se les recibe con el cordial saludo de los empleados y una postal con las panorámicas de la capital de Inglaterra que se pueden observar desde las mesas a través de los enormes ventanales del restaurante.
La idea es que en el transcurso de la velada, el invitado escriba unas palabras en la postal y luego la entregue a su mesero ya con la dirección a la que será enviada.
“Pensamos que era una gran idea de demostrar con acciones nuestros valores de generosidad y amabilidad hacia nuestros clientes”, cuenta Fred Sirieix, gerente general de Galvin at Windows.
El directivo es uno de los precursores de este peculiar detalle, del cual se hace partícipe a cualquiera que visite este restaurante fundado por los hermanos Galvin, Chris y Jeff, en 2006, el segundo de 13 establecimientos de la cadena que hay también en St. Albans, Edimburgo y Dubai.
“Lo hacemos porque nos gusta dar y nos gusta nuestra forma de hacer las cosas de la manera tradicional, ya sea en nuestra cocina o con nuestra hospitalidad”, asegura Sirieix.
Las postales pueden ser enviadas a cualquier parte del mundo y, de acuerdo con el gerente, Papúa Nueva Guinea ha sido el lugar más exótico al cual le han pedido enviar una.
“La gente siempre escribe: ‘desearía que estuvieras aquí'”, dice.
Los mensajes, a diferencia de iMessage, WhatsApp o Facebook Messenger, por mencionar algunas, tardan hasta un mes en llegar, pero en estos tiempos en los que se privilegia la inmediatez al momento de comunicarnos por encima de cualquier otra cosa, este sitio ofrece la oportunidad de recuperar un poco del romanticismo perdido.

¡Participa con tu opinión!