CDMX.- Moderatto llegó, cantó y en dos horas conquistó a los 10 mil fans, con invitados de lujo como Belinda y Kendall Schmidt; su show número 13 en el Auditorio Nacional fue una fiesta total.
A las 21:16 horas las luces se apagaron y se comenzaron a ver los primeros reflejos de maquillaje, cabello rebelde y vestuario brillante que los miembros de la banda traían puestos.
El monstruo de cinco cabezas comenzó la noche con clásicos como “No Podrás”, “Isabel” y “Chavo de Onda”, claro que al estilo de guitarras rockeras.
Pero fue con “Sentimettal” que la audiencia se volvió loca y coreaban sin parar.
“Saluden a mi guitarra de ‘Hello Kitty’ malditos pecadores”, dijo Jay de la Cueva para después seguir con “Si Mi Delito es Rockear”.
En un escenario que simulaba un pequeño estadio, puesto que había fans en la parte de arriba del escenario, Moderatto puso atención a cada sección del recinto.
El ambiente se tranquilizó y todos iluminaron las lámparas de sus teléfonos en “De Mí Enamórate” y “Mil Demonios”.
Haciendo honor a Queen, tocaron un pequeño fragmento de “We Will Rock You” para después darle la bienvenida a Belinda y cantar “Muriendo Lento”.
El himno de las infidelidades “Ya Lo Veía Venir” sirvió para que De la Cueva saltara por las bocinas y paseara por la mitad del recinto, mientras la canción seguía y seguía. (Staff/Agencia Reforma)