Un incremento de entre el 6 y el 10% en el precio del acero podría agudizar la crisis en la ejecución de obras durante el último cuatrimestre del año, advirtió la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.
Su presidente, Luis Francisco Romero David, señaló que hasta ahora los precios en los materiales e insumos de la construcción se han mantenido, pero está previsto que en septiembre tenderán al alza, especialmente el acero.
“De ser así, desencadenará una cascada de incrementos en otros materiales que encarecerán los proyectos que de por sí están estancados y sin fechas probables de ejecución como resultados de políticas nacionales”, agregó.
En entrevista, el empresario de la construcción indicó que en lo que va del año las empresas del ramo en la entidad han alcanzado apenas un 50% de ocupación en su capacidad instalada.
El efecto ha sido el recorte de personal, especialmente en las más pequeñas, por lo que alrededor de mil obreros de la construcción habrían sido despedidos en los meses recientes a falta de trabajo.
“Los empresarios, por su parte, están buscando nuevos esquemas de trabajo como son las alianzas estratégicas para competir y tener otras oportunidades porque en todo el país está paralizada la obra, así que ir a otras ciudades a buscar obra no sirve de nada”, agregó.
Para algunos la construcción de edificios para rentar es viable, en tanto que otros están contemplando el levantamiento de naves industriales, es decir, proyectos que permitan un poco de solvencia mientras se reactiva el sector constructor.
“El ingrediente adicional que se avizora como es el incremento en precios de materiales, agudizaría la crisis, pero de manera eventual, pues no hay justificación para elevar precios, salvo un efecto cíclico mientras la industria retoma ritmo”, estimó.