Mario Abner Colina y Rodolfo G. Zubieta
Agencia Reforma

CDMX.- A un lado de la Plaza Roja y el Kremlin en Moscú, los rusos, mexicanos y demás visitantes del Mundial de Futbol podrán bailar y beberse un coctel musical muy nacional: Banda el Recodo, OV7, Edith Márquez, Matute, Molotov y Aída Cuevas.
Los artistas se presentarán durante el campeonato en el neoclásico edificio comercial Gostiny Dvor, sede del pabellón “Una Probadita de México”, que presumirá la cultura tricolor en la fiesta del balompié.
El lugar, que albergará shows del 14 de junio al 15 de julio, se habilitará para dar cabida a diario a 4 mil personas. El costo de la entrada será de 10 dólares.
Para Márquez, quien el 30 de junio ofrecerá un concierto a ritmo de mariachi, la oportunidad se aprovecha porque hay que mostrar en el extranjero que México no es sólo las noticias que llegan al exterior.
“Es algo muy importante, de viva voz, poderles platicar, llevar el arte que se hace en nuestro País. Decirles que estamos orgullosos de ser mexicanos. Y que los mexicanos hemos sido víctimas de muchas circunstancias”, opinó Edith.
“Nunca había cantado en Europa. Ésta es la primera vez, y qué mejor evento que uno tan importante como el Mundial”, agregó.
Matute llevará sus éxitos ochenteros el 16 de junio, el 22 repartirá Molotov irreverencia, Aída Cuevas brindará folclor el 24, OV7 dará una muestra de pop el 26, y el 28 la Banda el Recodo contagiará de lo mejor del sonido sinaloense.
Todos ellos actuarán en un escenario especialmente construido para la ocasión, de 24 por 12 metros, y que es engalanado por una enorme pantalla LED de 16 por 9 metros.
“Una Probadita de México” es una iniciativa del empresario Javier Ruiz Galindo, aprobada por las autoridades nacionales.
Se ha montado en campeonatos anteriores, como el de Brasil 2014 y Sudáfrica 2010.
“Lo que haremos es transmitir durante el día los partidos y después ya habrá mariachis, activaciones y diversas actividades.
“Habrá un gran despliegue de comida y bebidas mexicanas, artesanías de diversos estados de la República, así como juegos, retos, catas y degustaciones”, explicó Ruiz Galindo.
Esta ocasión, cada propuesta movilizará producciones de calibre, pensando en que entre 3 mil y 5 mil personas puedan reunirse en cada ocasión, comentó Ari Borovoy.
“Eso lo sé por la cantidad de equipo que se está pidiendo”, explicó el cantante y productor.
Aceptar la propuesta de agarrar maletas y enfrentarse a audiencias internacionales que, en su mayoría, no saben nada de ellos, no fue difícil.
“Puede haber por ahí un asiático o un europeo. Es el mundial. El nombre lo dice todo. Y se pueden enganchar de ver a una Edith Márquez, o a OV7, hacer su trabajo. Se nos pueden abrir otras puertas”, dijo Ari.
Mientras en OV7 aprovecharán para ver partidos de la Selección Mexicana y otras oncenas, otros artistas tendrán la agenda complicada para disfrutar todo lo que significa el Mundial.
“Yo no creo. Estoy solamente una semana. Son dos días de viaje, ida y vuelta.”, lamentó Edith, quien se confesó 100 por ciento futbolera.