Isabella González
Agencia Reforma

Andrés Manuel López Obrador someterá a consulta los planes que prometió en campaña, el 24 y 25 de noviembre.
Entre ellos, dijo el Presidente electo, está el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, el Tren del Istmo, la pensión universal para adultos mayores y las becas para los jóvenes.
Al partir de Mérida, Yucatán, el tabasqueño dijo que el 16 de diciembre se iniciará la construcción del Tren Maya.
“El día 24 y 25 de este mes vamos a llevar a cabo una amplia consulta ciudadana para preguntarle a los mexicanos, no sólo a los habitantes del sureste, sino a todos los mexicanos su opinión sobre este proyecto de el Tren Maya y vamos a aprovechar para preguntar también  sobre la nueva refinería y para preguntar también sobre el proyecto del Istmo de Tehuantepec”, aseveró.
“Vamos a preguntarle a la gente si está de acuerdo con el apoyo a los adultos mayores, a las personas con discapacidad. Si están de acuerdo en que se convierta en un derecho recibir una beca si se estudia en la preparatoria. Vamos a preguntar sobre 10 programas”, expuso.
Detalló que la consulta la organizará la Fundación Rosenblueth, la misma que llevó a cabo la consulta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y que se instalarán las mismas mil 73 casillas, en los mismos lugares donde se realizó la consulta que echó abajo el proyecto de la construcción del aeropuerto en Texcoco.
“Esta fundación es sobre todo honesta. El asunto no es que la institución tenga muchas oficinas o que tenga mucho dinero, lo que importa es la honestidad. En esta fundación nosotros tenemos confianza”, afirmó.
Indicó que confía en que la gente vote a favor de la construcción del Tren Maya.
“La verdad es que yo tengo encuestas y tengo mucha confianza y que la gente va a votar porque se construya el Tren Maya porque no perjudica a nadie, al contrario beneficia a los habitantes más pobres del sureste de México”, manifestó.
Aseveró que no habrá afectaciones ambientales por la construcción del megaproyecto, aunque no se conoce ningún estudio de impacto ambiental o de otro tipo sobre el tren maya.
El mes pasado, después de los cuestionamientos sobre la legalidad del consulta con la que el próximo Gobierno decidió cancelar el aeropuerto en Texcoco, el diputado Mario Delgado prometió darles fundamento a los próximos ejercicios.
“Las siguientes consultas populares que se realicen tendrán que hacerse ya bajo la nueva ley que estamos impulsando aquí en la Cámara de Diputados. Se está facilitando la aplicación de la consulta popular para que cada año se pueda organizar por parte de la autoridad electoral con algunas reglas de participación para hacer las vinculatorias y que dé certidumbre a todo mundo en el tema de consultas”, dijo el 31 de octubre.