Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 02-Feb-2019 .-La muerte de un coreano que vivía en Nuevo León causó polémica en Corea, porque la familia desconfió de la autopsia practicada en el estado.
El diario The Korea Times publicó el viernes la denuncia que hizo la familia de Song Wi Kim, de 34 años, quien vivía en la Colonia Fuentes del Valle y falleció al salir del bar «El Melón», en San Nicolás.
La familia acusó a las autoridades mexicanas de ocultar la verdadera causa de la muerte, al extraer el cerebro, el corazón y el estómago durante la autopsia, que fue solicitada por la Fiscalía General de Justicia.
Según la Fiscalía, a las 00:07 horas del 3 de enero, Wi Kim se desvaneció al salir del bar y fue llevado al Hospital Muguerza, donde murió.
Los resultados de la autopsia indican que murió por un evento vascular cerebral de origen no traumático, secundario a la ruptura de la arteria basilar.
El cuerpo fue enviado a Corea, donde el Servicio Forense Nacional practicó una nueva autopsia a petición de la familia.
«La autopsia… dice sin lesiones externas», reportó la viuda del coreano a The Korea Times. «Me quedé estupefacta. Esa noche mi abogado me dijo que es posible cambiar el resultado de una autopsia o una investigación (en México), así que pedí otra autopsia».
La Fiscalía informó que el Consulado de Corea solicitó una audiencia por el caso, por lo que se entregó un informe de la autopsia, las laminillas de patología y los órganos extraídos.