Tras la detección de camionetas que circulan por las diferentes colonias y fraccionamientos de la ciudad capital para comprar muebles, colchones, chatarra o cualquier cosa que no se use, la Dirección de Salud Pública Municipal llamó a la ciudadanía a estar muy atenta, pues mucho de ese material se recicla, se rellena con fauna nociva y se vende como producto nuevo.
“Una importante cantidad de colchones se tiran en Aguascalientes y no llegan al relleno sanitario San Nicolás, en cambio se han encontrado tres fábricas clandestinas que usan ese material que es peligroso para la sociedad, porque el consumidor lo adquiere como nuevo sin saber que se encuentra plagado de basura, residuos y fauna nociva”, advirtió el director de esta dependencia, Federico Moreno Flores.
Incluso algunos de esos vendedores están anunciándose en redes sociales, motivo por el cual lanzó un llamado a la población para denunciar a ese tipo de negocios que puedan observar en cualquier calle de Aguascalientes, ocultándose dentro de una casa o cochera.
El director de Salud Pública informó que en los tres decomisos de colchones sumaron más de 300 de ellos, los cuales fueron depositados en el relleno sanitario del Municipio de Aguascalientes.
“Es frecuente observar en las esquinas de las calles a gente vendiendo colchones a 700 pesos cuando en la realidad ese no es el precio, además se inventan marcas ‘patito’ y no dicen quién los fabrica. Por esa razón hay que estar atentos y ocuparse de estas situaciones y denunciarlas”.
Moreno Flores indicó que ese tipo de colchones o muebles que se rellenan con material considerado como basura, incluso pañales de niños usados, son comercializados principalmente en las colonias populares de Aguascalientes a través de camionetas.
Por último, señaló que las autoridades del relleno sanitario reportan determinadas cantidades de colchones que ingresan a ese tiradero, pero es una cifra menor a la cantidad que se compra de ese material en la vía pública, por lo que la pregunta pendiente es a dónde se están yendo y los destinos que les están dando quienes se los llevan en sus camionetas.