Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- México podría aumentar el envío de autopartes si Estados Unidos impusiera a China un arancel de 25 por ciento a diversos productos, dijo Óscar Albin, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

En diciembre pasado Estados Unidos y China suspendieron el arancel de 10 por ciento a las importaciones estadounidenses provenientes del gigante asiático; ahora el impuesto podría crecer a 25 por ciento.

Ante ese escenario, expertos esperan la llegada de empresas a México para producir y evitar dicho arancel, consideró Albin durante el evento Diálogo económico entre México y Japón.

«25 por ciento definitivamente es un arancel imposible de resolver sin un impacto económico hacia el consumidor final, hacia el consumidor intermedio, hacia el mismo productor; una alternativa que están encontrando algunas fábricas de autopartes de China es relocalizar su punto de manufactura en México», explicó.

Sin dar detalle del nombre de la empresa, Albin ejemplificó la situación.

«Hay una empresa muy grande, comercializadora de refacciones, que tiene cinco mil tiendas de autoservicio de refacciones en Estados Unidos y más de 500 en México.
«Me hablaron hace un mes y me dijeron: ’70 por ciento de lo que vendo en Estados Unidos y México proviene de China y si van a poner un arancel del 25 por ciento estoy quebrado, me urge encontrar fabricantes de autopartes, de refacciones, en México’ «, relató.

Entre el 35 y 40 por ciento de las autopartes que se usan para arreglar los coches en México provienen de China, informó el directivo.

Además, según la INA, México se ha enfocado a producir autos para el mercado estadounidense.

«No producimos los automóviles que el mundo quiere, producimos los automóviles que Estados Unidos quiere. Al producir pick ups y vehículos grandes, esos vehículos en Europa no caben, en Japón no caben; y Sudamérica, África y Asia tampoco los puede pagar», detalló.

Respecto al nuevo Gobierno, dijo que México continúa en un escenario de incertidumbre con respecto a las inversiones, pero confió en que el personal obtendrá experiencia.

«Esperemos que el Gobierno, conforme vaya caminando, tome experiencia y que si comete algún error, si es que los llego a cometer, pues que cristalice, recapacite y no lo vuelva a hacer; así aprendemos todos», concluyó.