Ante la posibilidad de que Estados Unidos se salga del Tratado de Libre Comercio, México y Aguascalientes deberán abrirse a la posibilidad de explorar otros mercados tales como el europeo, asiático o el sudamericano, además de hacer una revisión de los contratos laborales y salarios para hacer más competitiva a la industria, consideró la delegada regional zona centro de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana, Angélica Ortega Treviño.
En ese sentido, estableció que en caso de que México o Estados Unidos decidan abandonar el TLCAN, habrá efectos colaterales para el país y particularmente para Aguascalientes, por la afectación directa a la industria manufacturera y de maquila establecida, de ahí que es importante que desde ahorita se empiecen a visualizar todos los escenarios y apuntar hacia otros nichos de mercado.
“Hay que voltear a Europa o a Sudamérica, donde por ejemplo Brasil en la parte de insumos automotrices es fuertísimo; así podríamos ver de qué forma vamos a abastecer esta parte que vamos a dejar de tener de Estados Unidos. Además, está el mercado asiático, donde antes teníamos la falsa creencia de que lo que importábamos de China era de mala calidad. Hoy en día China te puede fabricar un producto de la misma calidad del producto que quieras”.
En materia de salarios, Angélica Ortega Treviño señaló que México está siendo presionado a nivel internacional para que incremente los sueldos que paga a sus trabajadores, desde el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de tal manera que queden homologados los tres países de América del Norte, además de haber sido una condicionante tras la firma del Acuerdo Transpacífico.
“México ya se comprometió a revisar este punto y probablemente en enero próximo tengamos un ajuste en el salario mínimo, derivado del Acuerdo Transpacífico”.
La delegada regional zona centro de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana informó que los puntos que se están renegociando tienen que ver con las Reglas de Origen, donde Estados Unidos pide que se aumente el porcentaje de componentes nacionales para poder pasar como originarios y que actualmente es del 62.5%, lo cual afectaría directamente la fabricación de automóviles porque las armadoras tendrían que pagar un arancel para exportar a Estados Unidos.
Otro punto en discusión son las Cuotas Compensatorias, donde Estados Unidos pretende proteger ciertos productos que considera sensibles y que pueden afectar a su país, tales como la protección de ciertos productos agrícolas, lácteos, frutales y el azúcar.
Ortega Treviño estableció que el otro punto ríspido, tiene que ver con el Capítulo 19 de Solución de Controversias, donde Estados Unidos pide que ni México ni Canadá hagan válido dicho procedimiento, en caso de que algún producto importado con un costo más bajo al que se vende en el territorio nacional, se le aplique una cuota compensatoria para nivelar el precio en el mercado del país.

¡Participa con tu opinión!