Al afirmar que el sistema educativo nacional presenta luces y sombras, con mejoras en cobertura y nivel educativo que alcanza 9.2 grados (secundaria terminada), el ex consejero presidente del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, Eduardo Backoff Escudero, advirtió ayer en Aguascalientes que las tareas pendientes se localizan en los pocos aprendizajes del estudiantado y la inequidad de servicios educativos en el país.
Tras participar en el Segundo Encuentro de Tutoría “Docencia y profesorado principiante en el sistema educativo”, el actual presidente del Consejo Directivo de Métrica Educativa calificó de pobres y meras promesas generales de campañas las posturas educativas de los candidatos presidenciales; “sólo están hablando al oído a la gente que piensan que votarán por ellos”.
Señaló que la reforma educativa tiene muchos huecos y requiere ser reforzada y mejorada, junto con la propia ley educativa; “por ahora no se esperan mayores especificaciones de Anaya, Meade y AMLO”.
En entrevista, el investigador educativo aseveró que para mejorar los aprendizajes del estudiantado se requiere una reingeniería de todo el sistema educativo, así como favorecer la capacitación de los normalistas; se deben mejorar los recursos públicos en los lugares que los requieren.
Aseveró que el Nuevo Modelo Educativo no resolverá los problemas de aprendizaje, solamente ofrece una nueva estrategia curricular, autonomía a las escuelas y favorece las habilidades socioemocionales.
Sin embargo, el modelo educativo no será suficiente para transformar al país, pues existe una enorme cantidad de escuelas que no cuentan con el equipamiento mínimo indispensable, el 1% no tiene salones de clase suficientes, por lo que debe trabajarse en infraestructura.
En los últimos años se ha mejorado la cobertura y el nivel educativo del país, ya que los estudiantes de 15 o más cuentan con 9.2 años o grados escolares, lo que significa que la población en promedio tiene la secundaria terminada. Este incremento de escolaridad es positiva pero lenta, de apenas un grado cada diez años.
Ello significa que en una década más se contará con 10.2 grados de promedio, lo que contrasta con la expectativa que se tenía de la educación obligatoria que es el bachillerato para que estuviera completo para mediados del año 2022.
“Se tiene una cuarta parte de estudiantes fuera de la escuela media superior y en educación preescolar todavía se tiene a una quinta parte fuera de las aulas”, puntualizó Eduardo Backoff Escudero.

¡Participa con tu opinión!