Pleito Marjorie-Julián no tiene fin

CDMX.- La lucha entre Marjorie de Sousa y Julián Gil parece no tener fin, ahora el actor argentino siente que retrocedió varios pasos en el proceso legal para poder convivir con su hijo Matías Gregorio, debido a la apelación que la actriz interpuso y lo deja hoy de nueva cuenta sin poder verlo una semana más. “Me siento frustrado, triste, pero con ganas de luchar y si lo que quieren es cansarme no lo van a lograr”.
Julián explicó que después que un juez dictaminara que él podría ver a Matías fuera del centro de convivencia, por cuatro horas y sin vigilancia el día sábado, el equipo legal de Marjorie apeló esta resolución y lo anterior no se pudo dar el pasado 28 de octubre. “Lo que me dijo el abogado es que todo vuelve donde estuvo originalmente en lo que se ve esa apelación, es decir, regreso a verlo al centro de convivencia, con supervisión y una hora a la semana, todo lo que se había logrado quedó en nada”.
El actor señaló que uno de los argumentos que el equipo legal de su ex pareja usó para evitar esa convivencia el sábado es que la madre no puede estar mucho tiempo lejos del pequeño porque está en etapa de lactancia: “por eso la apelación no tiene sentido, porque la madre no está con el niño, ella pasa días fuera de México, todos saben que está haciendo una novela y está cinco o seis días fuera del país, una cosa no va acorde con la otra”.
Gil no sabe si hay algún tecnicismo o vacío legal que haya permitido que los abogados de Marjorie refutaran el fallo emitido por el juez el mes pasado, pero es en momentos como éste en que se pregunta para qué están las leyes, para favorecer o perjudicar, pero confía en sus abogados y espera que esto se solucione pronto por el bien del bebé que es el único que está en medio.
“Yo soy un guerrero, aquí sobre todas las cosas defiendo los derechos de Matías de poder tener una sana convivencia con su padre y una relación. Aquí se demuestra una vez más que el interés de la madre no ha sido en ningún momento que yo pueda compartir con el niño, como ha dicho en diversas entrevistas, sino que aquí hay un interés meramente económico. Hemos visto que como no le han salido sus pretensiones económicas, se venga al no dejarme ver al niño y obviamente Matías se convierte en un cheque al portador”. (EL UNIVERSAL)

¡Participa con tu opinión!