México y Aguascalientes tienen una gran oportunidad de aprovechar la disputa entre China y Estados Unidos para ser su proveedor de insumos en varios rubros y así generar un mayor crecimiento económico que favorezca las exportaciones, así lo estableció Angélica Ortega Treviño, delegada regional zona centro de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana.
Comentó que si bien aún persiste la incertidumbre de qué es lo que va a pasar con la economía, actualmente los mexicanos descansan por la parte de aranceles, ya que tal parece que al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le está cayendo bien lo que México ha hecho en la parte migratoria. Sin embargo, advirtió que se debe pensar en lo que está ocurriendo con China en cuanto al establecimiento de aranceles por parte de dicho país a la Unión Americana.
Enfatizó que existe una oportunidad para el país en la parte de los insumos de ensamble de mercancías donde una gran mayoría proviene de China, por lo que al momento de que dicho país empieza a establecer aranceles a este tipo de importaciones a Estados Unidos, los fabricantes van a empezar a buscar mercados donde puedan seguir produciendo sus productos con insumos chinos.
“Eso va a abrir una buena oportunidad para el país en el establecimiento de atracción de ese tipo de industria y creo que ese punto no lo ha analizado muy bien el Gobierno estadounidense, que en su afán de protección a la industria nacional al tener ese tipo de fricciones con países como China, a los empresarios lo que les interesa es vender sus productos y no va a ser tan fácil que todos los insumos que consiguen, provenientes de China, los consigan hechos en Estados Unidos”.
Subrayó que Aguascalientes tiene la oportunidad de aprovechar esta coyuntura al contar con mano de obra calificada y la parte de empleos se puede ver 100% favorecida. Indicó que la atracción de la industria en el ramo automotriz está trayendo a un mayor número de industria automotriz que no está establecida en la entidad, y en el tema textil sería atacar el mercado de resurtibles que no acapara China. “Un ejemplo claro es Continental, va a empezar a producir para otras empresas automotrices que no necesariamente son Nissan”, finalizó.