Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, aseguró que ante la inoperancia de los mecanismos de bloqueo de celulares en diversas cárceles del país, es necesario implementar arcos de revisión para evitar el ingreso de este tipo de equipos.
En entrevista, luego de participar en la vigésimo cuarta Reunión Nacional del Grupo de Planeación y Análisis Estratégico contra el Secuestro, indicó que las llamadas que salen cada año de los penales, son posibles porque los sistemas de bloqueo no se están poniendo a funcionar.
No obstante, se negó a calificar este hecho como un acto de corrupción.
“Lo que está ocurriendo es que, evidentemente, no están poniéndolos a funcionar y que habrá que tomar medidas adicionales, como los arcos de revisión, para evitar que persona alguna entre con este tipo de aparatos”, señaló.
REFORMA publicó ayer que en un sólo año los reos de siete cárceles de México realizaron 3.7 millones de llamadas desde teléfonos celulares, las cuales podrían estar vinculadas a delitos como secuestro y extorsión.
Un estudio realizado por los concesionarios y entregado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones al Senado, reveló que las llamadas se realizaron a pesar de presuntas medidas de seguridad, entre las que destacan los sistemas de bloqueo de la señal en los penales.
En análisis advierte que hay una “cantidad apreciable” de equipos sospechosos en las cárceles, que pueden ser utilizados con propósitos delictivos, como el secuestro; tal es el caso de los celulares que utilizan varias tarjetas SIM y tienen un número atípico de llamadas salientes.
Al respecto el funcionario federal explicó que las bandas que se dedican a la extorsión desde los centros penitenciarios son organizaciones criminales que no tienen la capacidad de cristalizar un secuestro.
“Cuando se termina una organización dedicada al secuestro, quedan organizaciones que no tienen todavía la capacidad para poder materializar un secuestro, pero sí conocen el factor de la vulnerabilidad de la víctima, y se da el delito de extorsión y la extorsión crece”, indicó en conferencia de prensa.
De acuerdo a Orlando Camacho, director de México SOS, alrededor de 70 por ciento de las llamadas de extorsión en el país provienen de los penales, lo que urge a impulsar una reforma integral al sistema penitenciario.
Pese a acusaciones de organizaciones sociales, Navarrete Prida se negó a atribuir a la corrupción el no funcionamiento de los sistemas de bloqueo celular y dijo que se trata un tema más complejo.
“Yo no quisiera señalar una causa, creo que los temas delincuenciales son bien complejos pero, evidentemente, si hay instrucción y compra de equipo de bloqueadores, algo está pasando que no se están poniendo a funcionar”, expresó.
En tanto, sobre los resultados de la Estrategia Antisecuestro, informó que entre agosto de 2013 y agosto de 2018, hubo una reducción del 54 por ciento en la comisión de este delito.
Afirmó que el modelo de la actual administración no se puede perder, porque ha tenido resultados, y señaló que ya ha sido abordado el tema con el equipo de transición.