Pistoleros definen la Nacional

El segundo boleto al Super Bowl se definirá en Santa Clara cuando los 49ers reciban a los Packers en punto de las 17:40 horas, dando a conocer al representante de la Conferencia Nacional que tendrá a un digno representante aéreo. Este partido luce prometedor a la ofensiva ya que tanto Aaron Rodgers como Jimmy Garoppolo han demostrado estar listos para destacar llevando a sus equipos hasta el juego grande, este promete ser un duelo de QB´s más que atractivo con dos brazos potentes que pueden realizar jugadas grandes en cualquier momento.
San Francisco llega con el ánimo a tope luego de aplastar fácilmente a los Vikings con una defensa que simplemente dominó a Kirk Cousins. La clave fue con Nick Bosa que estuvo siempre encima incomodando las ofensivas rivales, cosa que tratarán de repetir hoy con Rodgers. La defensiva de los 49ers tiene muchas opciones para hacer daño ya sea sin permitir yardas o robando ovoides, es un equipo completo que puede aparecer en cualquier jugada. Del lado ofensivo Tevin Coleman, Matt Breida y Raheem Mostert hacen un equipo por tierra casi indetenible que le da ganancia en primera oportunidad al equipo, lo cual hace trabajar mucho más tranquilo a Garoppolo que ya sea con pases rápidos o profundos puede hacer daño si le dan tiempo en la bolsa de protección. Su jugador más importante sigue siendo George Kittle que en el bloqueo es una bestia y para recibir es una súper estrella.
Del otro lado, los Packers sufrieron un poco más ante Seattle que casi les remonta un partido que parecía bastante fácil para ellos. La defensiva logró contener a Russell Wilson, algo que no es nada sencillo por la movilidad que tiene además de su capacidad de lanzar pases largos, la defensa tiene que resistir el ataque terrestre de San Francisco para obligar a Garoppolo a lanzar más de lo planeado y cometer algún error. En la ofensiva todo parece ser claro, darle el tiempo a Rodgers de lanzar para conectar con sus receptores, no hay ningún equipo que confíe más en su mariscal de campo que Green Bay que quiere darle otro anillo más al que es el brazo más potente de la NFL. Aaron Jones sigue siendo la pieza fundamental en zona roja, no será raro verlo llevar el ovoide en situaciones de anotar, complementando un ataque que siempre luce peligroso.
Gracias a el enorme poder que tienen ambos el juego podría ser de un constante sumar de puntos en ambos lados. La clave será cuál de las dos defensivas puede presionar para generar alguna perdida de balón o capturas que dificulten las series ofensivas rivales; si el juego recae en algún brazo, Rodgers por su experiencia la lleva de ganar. Luce probable que la última serie del juego sea la que defina ya sea para mandar a tiempo extra o para definir algún ganador, será un juego parejo con dos equipos capaces de sumar puntos al por mayor.