CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 26 (EL UNIVERSAL).- Una pipa con 30 mil litros de agua se quedó sin frenos, y debido al exceso de velocidad y a la falta de pericia del conductor provocó un choque automovilístico múltiple en avenida Constituyentes.
El saldo preliminar, según autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública, fue de cuatro personas muertas y 12 heridos, cinco de ellos de gravedad, así como daños a 18 vehículos, dos viviendas, cuatro árboles y un poste que sirve de base para las cámaras de videovigilancia del C5.
Según las primeras versiones policiacas, el accidente ocurrió poco después de las 18:00 horas de este martes sobre la avenida Constituyentes, a la altura de Gobernador Múzquiz, en las inmediaciones de la colonia San Miguel Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo. Testigos refirieron que en ese momento había una fila de vehículos de casi medio kilómetro que se formó por el congestionamiento vial.
La pipa aparentemente quiso frenar, pero no paró, llevándose todo a su paso. El impacto inmediato lo recibieron los tripulantes de un auto Jetta que quedó totalmente destrozado. En su interior había tres personas que en el lugar perdieron la vida. Después se impactó con un Nissan, donde una más murió. La pipa continuó sin frenos y a su paso se llevó 18 autos.
Los conductores y copilotos de estos vehículos, 12 en total, resultaron lesionados. Ocho fueron atendidos en el lugar, mientras que uno, debido a la gravedad de sus lesiones, tuvo que ser trasladado en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública; el resto fueron llevados en ambulancias a hospitales cercanos donde se reportan graves pero fuera de peligro.
La pipa logró frenar 200 metros adelante del primer impacto, quedó incrustada en una vivienda en la que no se reportaron lesionados, sólo daños materiales. En el lugar el chofer, quien también resulto herido, fue llevado al hospital donde permanece en calidad de detenido para deslindar responsabilidad. Confesó que la pesada unidad no cuenta con seguro y que presentaba la falla mecánica desde hace un mes aproximadamente.
La unidad con razón social Pipo fue llevada por una grúa al corralón de la policía capitalina. Al tiempo que peritos de la Procuraduría Capitalina para dar paso a la investigación, acudieron al lugar donde la pipa embistió autos, camionetas, un transporte escolar y un taxi.